Cartelicos: Stop over in hell


Lo mejor: Su inmejorable casting, con un villano que da auténtico pavor a la cabeza del cartel. El amor que demuestra Víctor Matellano por el género.

Lo peor: ¡Queremos más Enzo G. Castellari!

Lo que se espera de ella... que Víctor Matellano recupere para nosotros el eurowestern más crudo y descarnado.

Comentarios