ESPECIAL VERANO. DIA 19: "La central" (2006) de Francesc Giró.


Pensad en esta idea. Llevamos a una docena de jóvenes a una masía catalana en mitad del Prepirineo. Van a pasárselo bien, con alcohol, maría y demás. Pero de repente uno de ellos desaparece y comienza a extenderse el rumor que hay una asesino que se los va a cargar a todos. ¿Pinta bien, no? Pues ya os digo que ni de coña, porque hoy toca ¡peli de castigo! Una de las peores cintas de género paridas en España en los últimos años: “La central” de Francesc Giró.



¿Por dónde empezar? Pues por la dirección, por ejemplo. El tal Giró, que debutaba y se jubilaba con la cinta de hoy, demuestra que no tiene mucha idea del género ya que no consigue algo de tono de slasher hasta la parte final. Hasta entonces tan solo va moviendo la cámara como le rota, sin ningún estilo, con una iluminación amateur  y tratando de disimular todo el rato la pobreza de medios. Además, no consigue transmitirnos nada de las localizaciones, no sabe reflejar sus dimensiones en pantalla. Es decir, en una escena deben ir al pantano en coche, aunque más tarde pueden ir andando, borrachos y de noche cerrada. Luego la casa parece de un tamaño, luego más grande, posteriormente más pequeña. Vamos, un cachondeo sin pies ni cabeza.

Pero si existe algo peor que su dirección es su guión. Jair Domínguez - uno de esos tíos que salen en la tele haciéndose el gracioso sin tener ni puñetera gracia, ya sabéis del tipo de gente hablo- se ve que vio un par de slashers, y de los malos, de los noventa y se dijo “Eso también puedo hacerlo yo”. Y creó una historia que no interesa y que se sustenta en un mierdoso giro final. Mientras tanto, tenemos a unos personajes más planos que el papel de fumar que usan para sus porros, yendo de un lado a otro con una diana en sus cabezas.

En cuanto a los actores, pobrecitos míos, poco pueden hacer ante el material que tienen. Y aunque hay algunos que están para darles con un calcetín usado –sobretodo cualquiera que va de borracho o fumado-, el resto tratan de salvar los muebles… aunque en el fondo sus actuaciones sean de barraca de feria de pueblo.



Junto a todo esto, tenemos otro lastre, que no suelen salir mucho en mis reseñas pero es que aquí se hace evidente: un sonido de pena. Por un lado tenemos unos efectos de sonido que muchas veces no tienen nada que ver con lo que vemos y que incluso se superponen a los diálogos no dejándonos oír lo que dicen los personajes.
Y luego tenemos el doblaje. La primera vez que la vi –porque la he visto dos veces- era en castellano y creía que era debido a un problema con los dobladores en español. Pero para hacer esta reseña la vi en catalán y no. Se ve que todo lo que toca esta película estaba gafado, porque el doblaje al catalán –en estudio, nada de sonido directo- también es infame. Aunque eso sí, ver esta cinta español es algo que bien le podría haber mandado el Cesar a Asterix en una de las doce pruebas.


En definitiva, una mierda como una piano de cola. Mala hasta la rabia. Más larga que un día de Verano sin bebida fría. Más oscura que el sobaco de un grillo. No os acerquéis a ella. Aunque si queréis hacer una broma a alguien, le podéis atar a una silla y hacerle doble sesión con esta “La central” y “E.S.O.”… Me corre un escalofrío por la espalda solo de pensarlo.

Comentarios