ESPECIAL VERANO. DÍA 17: "Muerto el cuatro de Julio" (1997) de William Lustig.


El Verano también es para gritar, de risa o de terror, esa ya es tu elección. En el día de hoy os traigo una cinta que aúna ambas, comedia y terror, aunque en mi opinión mucho más de la primera que de la segunda, sobretodo en forma de sana comedia negra. La película de hoy no es otra que “Muerto el cuatro de Julio” de William Lustig.



         La película nos sitúa a mediados de los noventa, en un pueblecito de Estados Unidos. Aquí tenemos un chaval llamado Jody, cuyo tío desapareció en combate años atrás. Pero una noticia, hace que Jody rememore cartas y momentos con su tío y considerarlo un héroe: Han encontrado el cadáver de su tío Sam y lo envían a casa para darle sepultura.
         Mientras tanto, Jody comienza a obsesionarse con él. Sin embargo, el resto de familia y amigos conservan un infausto recuerdo de él, ya que según vamos descubriendo, era bastante mala persona. Esta obsesión por su tío Sam, hace que este resucite y comience un reguero de sangre contra todo aquel que él no considere un americano decente. Porque, el cuatro de Julio está a la vuelta de la esquina y ser un auténtico patriota es lo más importante.

         La cinta, con original aroma a Serie B, tiene en su haber dos importantes nombres sobre este estilo de cine.
         El primero es William Lustig, director puntero del terror de serie B pero con calidad y entidad a mediados de los ochenta. Entre los títulos a destacar tenemos la terrorífica “Maniac” o la divertida saga de “Maniac Cop”. Pero tras la cinta que hoy nos pertoca no ha vuelto a dirigir, poniendo sus esfuerzos en la producción de cortos documentales para terceros.
         El segundo nombre sería el de Larry Cohen. Una tipo bastante peculiar, ya que siendo blanco como la leche y con el apellido más judío que puedes encontrar, es uno de los creadores de la blaxplotation, con títulos como “El padrino de Harlem” o “Hell up in Harlem”. Tras unos años setenta y ochenta donde trabajó ávidamente tanto como director y guionista para títulos propios – “Estoy vivo” o “La serpiente voladora”- como para títulos ajenos – “Maniac Cop” o “Yo, el jurado”-, y tras unos noventa anclado en la televisión, volvió con el cambio de siglo a la pantalla grande con cintas como “Última llamada” o “Celular volviendo –momentáneamente- a gozar de cierto respeto y popularidad.


         Delante de la cámara, no tenemos ninguna actuación destacable, aunque si una serie de nombres bastante habituales en el cine de género de los setenta y ochenta: Isaac Hayes, William Smith, Robert Forster o P. J. Soles. Un poquito de nostalgia, como la que nos puede traer esta cinta, típica de las estanterías de videoclub… Y esa dedicatoria a Lucio Fulci al final de la cinta lo dice todo.



         En definitiva, una cinta más que discreta. Más para aquellos que gusten de la comedia negra que del terror. Ideal para aquellos que gusten de las cintas de pseudo terror ambientadas en festivos: “Fin de año maldito”, “Negra Navidad” o la superior a todas estas “San Valentín sangriento 3D”.

Comentarios