ESPECIAL VERANO. DÍA 16: "Las vacaciones de una chiflada familia americana" (1983) de Harold Ramis.

Hay un tipo de vacaciones que en este especial aún no hemos tocado. Las vacaciones en familia, con todos los integrantes metidos cual sardinas en el utilitario de turno, con un solo objetivo: pasar el mejor tiempo posible sin matarse los unos a los otros. La cinta de hoy es un ejemplo –elevado al paroxismo- de lo que estas vacaciones pueden ser: “Las vacaciones de una chiflada familia americana” de Harold Ramis.



La cinta, todo un lucimiento para Chevy Chase,  nos presenta a los Griswold en su viaje por todo Estados Unidos para llegar a WalleyWorld, durante 4000 km donde les sucederán todo tipo de tropelías: desde timarles con su nuevo coche a ser perseguidos por un pivonazo, pasando por un primo gorrón, un periplo por el desierto o un parque temático que esconde una sorpresa.
Toda esta trama proviene de la mente de John Hughes, del que ya se habló en la reseña sobre “Solo en casa” en el Especial Navidad. Esta “Vacation” –título original en inglés- es su primer trabajo importante. Y lamentablemente, se nota un poco que esta un empezando: la trama en sí no tiene mucha enjundia, el tercer acto está un poco bastante deshilvanado y la cinta acaba demasiado abruptamente. Sin embargo, los personajes están bien perfilados y se les coge estima. Y aunque no existan muchos gags, el guión aguanta el tono cómico hasta el ya nombrado tercer acto.

Tras la cámara tenemos al famoso Harold Ramis, al que conocemos sobretodo por su papel de Egon en “Los cazafantasmas”, pero que tiene una dilatada carrera como director dirigiendo auténticas obras maestras como “Atrapado en el tiempo” o “Una terapia peligrosa”.
En esta su segunda cinta, consigue una realización vistosa, cercana un poco –aunque no con tanta garra- a la de su colega John Landis, sobretodo en las escenas de carretera. Una buena labor, que culminaría en las cintas nombradas anteriormente.

Como los Griswold, tenemos en primer lugar a Chevy Chase. El hombre en el cual se fijó Emilio Aragón en su época ochentera, es el verdadero hombre orquesta de la cinta, apareciendo en más del 90% de los planos de la misma.  El cómico reciclado a actor, está muy bien en esta cinta como el padre calzonazos, un poco cuñao a veces, que tan solo quiere pasar unas vacaciones en familia.
Como su mujer tenemos a Beverly D’Angelo una pura actriz de comedia, casi siempre como la voz de la razón en sus films. Y aquí no es menos, ya que es la que está tratando de bajar del guindo a Chevy Chase, aunque no lo consiga.
Como los hijos tenemos a Anthony Michael Hall antes de triunfar con “El club de los cinco” y a Dana Barron, a  la que se le pierde la pista entre serie y otros productos televisivos.



Pero los Griswold no están solos en pantalla. Les acompañan un gran número de cómicos y demás secundarios: Eugene Levy como el vendedor de coches, John Candy como el guarda de Walley World, Randy Quaid como el primo Eddie o una de las chicas más guapas de los ochenta – y que junto a Jordi Hurtado conserva el elixir de la eterna juventud- Christie Brinkley como la chica del Ferrari.

Una cinta que fue un auténtico éxito de taquilla que dio lugar a varias secuelas –“Las vacaciones europeas de una chiflada familia americana”  o “Socorro, ya es Navidad”- , incluso una pseudo secuela llamada “Las locas vacaciones del primo Eddie”… Y cuidado, que este Verano tenemos una nueva secuela con Ed Helms retomando el papel de Anthony Michael Hall… Tenemos Griswolds para rato.


En definitiva, una cinta divertida. Que disfrutaras sobre todo si has mamado muchas vacaciones en el asiento de atrás de un coche, y sobre todo si eres fan de Chevy Chase… o de Christie Brinkley. Si, para estos últimos esta es sin duda la cinta vacacional definitiva.

Comentarios