ESPECIAL VERANO. DÍA 7: "SPEED 2" (1997) de Jan de Bont,



Como dije en el primer día del especial, aquí no tenemos ningún prejuicio a la hora de elegir las películas de este verano. Así que hoy vamos con una de las secuelas más denostadas de los noventa, pero una de mis favoritas de la época y una película que encaja como una guante en nuestra lista estival porque, ¿Quién no desea en Verano estar en un crucero por el Caribe? La cinta del día de hoy no es otra que “Speed 2” del holandés Jan de Bont.



La historia nos sitúa unos años después de la cinta original de “Speed”. Los personajes de Annie (Sandra Bullock) y  Jack (Keanu Reeves), que acabaron juntos ya no lo están debido a la movida vida de policía de élite de él. Ahora Annie sale con Alex (Jason Patric) otro policía –los hay que no aprenden-. Pero aunque Annie cree que es uno de esos policías de despacho, Alex es la estrella del equipo de operaciones especiales. Esto hará que Anie rememore los viejos fantasmas de Jack. Pero Alex está dispuesto a salvar la relación, y por ello decide que lo mejor es irse al Caribe a un crucero y desconectar. Annie acepta y todo parece que van a ser vino y rosas, pero un terrorista (Willem Dafoe) tiene otro plan para el barco y sus integrantes…

Lo primero que hay que hacer  nada más poner el VHS de la película –porque esta peli es de las de ver en VHS rememorando aquella segunda edad dorada del videoclub- es desconectar el cerebro. La peli tiene agujeros de guión del tamaño de un petrolero, pero el ritmo es tan constante y tanto Willem Dafoe como Sandra Bullock tienen tanto carisma que te quedarás pegado a la tele. Sin duda, un gran ejemplo de esas pelis mezcla de acción y comedia –en mi opinión esta película es una comedia de acción- que tan buenos momentos nos dieron en los noventa como “Mentiras arriesgadas”, “Hombres de negro” o “Alerta máxima”… Un subgénero que a día de hoy está en franca decadencia salvo ejemplos más que respetables como la genial “White House down” de Roland Emmerich, todo un referente del subgénero.

Si nos podemos a hablar del reparto hay dos nombres a destacar. Por un lado Sandra Bullock, demostrando que es una actriz que vale tanto para un roto que para un descosido. Bien puede ser la compañera de Stallone en “Demolition man”, que una experta informática como en “La red” y a partir de esta película ya despegó al estrellato con películas tan divertidas como “Miss Agente Especial” o “The blind side”. Como némesis de la función tenemos a un Willem Dafoe como me gusta a mí Willem Dafoe: sobreactuado hasta decir basta. En la misma línea que su Bobby Perú de “Corazón salvaje” o el Raven Shaddock de “Calles de fuego”, se marca un villano muy noventero que se sostiene bastante bien.
Junto a ellos tenemos a una platea de actores que hemos visto en algún lado pero no sabemos dónde: Jason Patric, posiblemente uno de los peores actores de su generación , como el novio de la Bullock,  Temuera Morrison como el capitán del barco y otros secundarios televisivos como Mike Hagerty o Lois Chilles.



Tras las cámaras tenemos a Jan de Bont. El neerlandés era conocido en el mundo del cine de acción como director de fotografía de las de Paul Verhoeven y de otros éxitos como “La joya del Nilo”, “La caza del Octubre rojo” o “Linea Mortal”. A mitad de los noventa decidió dar el salto a la dirección con “Speed”, que resultó ser un éxito de taquilla en todo el mundo. Pero tras aquella y la cinta que tratamos hoy, su carrera decayó con productos bastante olvidables como “La guarida” o “Lara Croft Tomb Raider: La cuna de la vida”. Toda una pena, ya que en la saga de los autobuses y barcos fuera de control demuestra un buen pulso y oficio a la hora de filmar acción, aunque en lo que no son tiros y leches se pierde un poco el pobre.


En definitiva, tenemos una película que lo tiene todo: Sandra Bullock, terroristas malvados, policías aguerridos, un crucero que se comporta como Godzilla, Carlinhos Brown y UB 40 cantando en cubierta, Willem Dafoe desatado, un ambiente y tonillo coñero… Puede que los tíos de los Razzies se cebaran con ella, pero durante veinte años estos lumbreras nos han mostrado que les gusta más el postureo que el cine. Desde aquí, os recomendamos ver esta peli junto a unos mojitos y a poder ser metidos en una piscina hinchable.

Comentarios