"Selma" (2014) de Ava DuVernay-




¿Qué tienen en común las siguientes películas?: “Monster”,  “Yo soy Sam”, “Las cosas que nunca mueren” y “Selma”: Que son películas mediocres que contienen excelentes actuaciones de sus principales intérpretes, algunos incluso galardonados con un Oscar y otros premios importantes.
El pilar básico del film que nos toca hoy es David Oyelowo, que a muchos os sonara por ser el astronauta negro de “Interstellar”. Este “Selma” lo pondrá definitivamente en el mapa actoral norteamericano, ya que no interpreta a Martin Luther King, si no que parece que el propio King haya vuelto a la vida.  Tiene el físico, el tono y timbre, incluso la fuerza en sus discursos. En definitiva, una verdadera injusticia que no esté nominado para los Premios de la Academia.



Pero quitando al actor protagonista la película se queda bastante coja, plana e incluso simple. Lo que podría haber sido un biopic a lo grande, contando desde que King iniciaba su campaña anti segregacionista en los cincuenta hasta su asesinato en Menphis, se torna en una película que narra tan solo un conflicto: los hechos acaecidos en el pueblo de Selma, sdonde la segregación estaba a la orden del día.  Y si no somos muy conocedores del tema es posible que estemos bastante perdidos al principio, ya que la mayoría de personajes y situaciones que se nombran se dan por conocidas. Así que no esperéis escuchar el I have a dream, ya que este acontecimiento es anterior a los hechos de Selma. Una lástima, ya que esta escena con todo el esfuerzo que pone Oyelowo le hubiera reportado el Oscar, sin duda.
Aún y su simplista dirección, llevada a cabo por Ava DuVernay,  y su guión –escrito por el novato Paul Webb- tan poco trabajado, la película nos brinda alguna que otra escena digna de mención: como la sentada enfrente del ayuntamiento o todo lo que tiene que ver con cruzar el puente y los intentos de marcha a la población de Montgomery.





Junto a esto, también destacar a los secundarios –pero no tanto por sus papeles como por las actuaciones en si-. Sobretodo llama la atención como dos actores ingleses como Tom WIlkinson y Tim Roth clavan los acentos de dos americanos de puro cepa como el Presidente Lyndon  B. Johnson y George Wallace respectivamente… Puede que finalmente la película tenga más puntos a favor de los que percibí al principio.

En definitiva, una biopic más. No tiene lo necesario para que su recuerdo sea duradero, más allá de su actuación principal. Pero que tampoco tiene nada lo suficientemente malo para que sea menospreciado. Si te gusta el tema adelante, no te arrepentirás. 

Comentarios