La llamada libertad de expresión



Cuando un dibujo es la escusa para la locura.

Muchos de los que me conocéis sabréis que soy una persona evita hablar de los temas serios por esta página, en pro de mantener una tónica más distendida con temas recreativos, pero lo acaecido esta mañana en las oficinas del semanario "Charlie Hebdo" en París es sin duda algo de lo que habría que hablar.

Hoy a las once de la maña, doce personas - el director del semanario, Stéphane "Charb" Charbonnier, los periodistas Cabu, Tignous, Wolinski, Bernard Maris y tres más de los que no se han facilitado sus nombres, los dos policías (Franck D, abatido en la redacción, y Ahmed Merabet, asesinado en la calle), Michel Renaud que se encontraba en ese momento en la redacción y una persona que estaba en la recepción del edificio - han sido asesinados por los disparos efectuados por dos integristas islámicos que vieron en unos dibujos de su profeta Mahoma un insulto a su credo. Cuando una simple caricatura satírica da como resultado esta barbarie, o mejor dicho, la locura (porque no hay mejor palabra que lo describa) da como resultado que un hombre remate en el suelo a otro al que previamente ha herido.

Desde siempre hemos puesto como escusa la religión para poder darnos motivos para joder la vida del prójimo. Esperemos...deseemos que dentro de unos años estas barreras ideológicas 
que nosotros creamos, caigan por fin de una vez y dejemos de ser los títeres.
Hasta entonces, hasta que se logre, no dejemos nunca de dibujar lo prohibido, hablar de temas tabú, de fotografiar lo oculto y de grabar lo imposible. 
A lo mejor eso nos ayuda.

Comentarios