Foxcatcher (2014) de Bennett Miller

Con las nominaciones a los Oscar, la temporada de premios entra en su recta final, pero sin lugar a dudas la más candente. Y esto en Mcfly no era un gallina nos lo tomamos muy en serio, por lo que en la próximas semanas os ofreceremos las reviews de las favoritas a llevarse premios en la ceremonia del próximo 22 de Febrero.
Y la película que traemos hoy es una de las que poco a poco, sin mucho ruido, sin prisa pero sin pausa se ha colocado en la terna final para llevarse el gato al agua: “Foxcatcher” de Bennett Miller. Una película, que si bien nos la pueden tratar de vender como la película de superación deportiva del año –género que por otro lado me encanta-, este film es mucho más denso y oscuro. Esta no es una película que trata el from rags to riches americano que podemos ver en películas que tienen que ver con el mundo de la lucha –u otras variantes pugilísticas- como “Rocky” o “Warrior”. Aquí la lucha es a veces tan solo un pretexto para mostrarnos un dramón sobre el poder, la aceptación y la familia.


En cuanto al argumento, tenemos a los hermanos Schultz, medallistas olímpicos en Los Angeles 84. Mientras el mayor –David, interpretado por Mark Ruffalo- vive con su mujer e hijos mientras se dedica a entrenar y tratar de meter la cabeza en la federación de lucha, el menor – Mark, un enorme Channing TAtum- vive decepcionado con el mundo ya que aunque con un oro en su cuello no encuentra la fama que creía que la medalla le traería.
A la vida de estos hermanos llegará John Du Pont –Steve Carell en el papel de su vida- un excéntrico millonario que quiere que Estados Unidos brille sobre el resto del mundo a todos sus niveles. Y según él, su papel es ayudar a que Estados Unidos sea la potencia de lucha olímpica. Para ello, contrata a los Schultz para que creen el mejor equipo posible de lucha y así poder llevarse el o roen los inminentes Juegos Olimpicos de Seúl 88.


El puntal que sustenta el filme lo debemos encontrar en su director, Bennett Miller. Este director no se distingue tanto por sus puestas en escenas vertiginosas, ni por unos planos secuencias que quiten el hipo, si no en como plantea el trabajo actoral. En mi opinión, Miller es uno de los mejores directores de actores que existen hoy en día. Es sobretodo, especialista en encumbrar actores que hasta el momento no tenían el favor de la crítica. Si ya su primera película “Capote” brindó el Oscar a Philip Seymour Hoffman, la segunda –“Moneyball”- volvió a poner en el candelero a Brad Pitt y presentó a Jonah Hill como un secundario de lujo. Y en esta “Foxcatcher” se consagran sus tres actores, los cuales hasta el momento eran más conocidos por su faceta televisiva –Carell-, por sus músculos –Tatum- o por ser un Vengador –Ruffalo-.
Como podéis sacar de los primeros párrafos, las actuaciones son una de las razones por las cuales echarle un ojo al film. Steve Carell desempeña un papel que seguro cambiará su vida actoral. Con silencios, y miradas acusadoras crea un John Du Pont que en el fondo tan solo busca la aprobación de su madre. En mi opinión, solamente la escena del helicóptero justifica su nominación al Oscar. Por su parte, Channing Tatum –uno de los actores jóvenes más carismáticos del Hollywood actual- borda el papel de gorilón perdedor sin suerte. Un hijo olvidado de esa Norteamérica triunfalista de la Era Reagan que ve en Du Pont el último puente para llegar a esa fama tan deseada. Y la tercera pata de la película sería Ruffalo, como el hermano mayor –casi el padre que nunca tuvo- de Chaning Tatum. Un luchador en todos los sentidos que sabe que tras el cuadrilátero no hay fama ni dinero fácil, si no sudor y sufrimiento para sacar adelante a su familia.

En definitiva, una buena película para comenzar la carrera a los Oscar. Una película de lucha pero sin vencedores. Una película llena de gritos desgarradores pero también de  miradas y silencios. Pero para silencios el que se le quedará al espectador con uno de los finales más tristes que ha dado el Hollywood reciente. 

Comentarios