"The interview" (2014) de Evan Goldberg.




Poneos el casco, bajad al refugio antinuclear y estad muy atentos, porque aquí los McFly nos hemos pasado por el arco del triunfo las amenazas del Amado Lider norcoreano y hemos visto “The interview” y  decir que hemos disfrutado como enanos viendo como James Franco (o Flaco según Obama, yo no le voy a rectificar o me llamarán racista) y Seth Rogen tratan de cargarse a Kim Jong Un, y salir vivitos y coleando de Corea del Norte.
Dejando de lado las amenazas norcoreanas, los ataques informáticos a Sony y toda la polémica que esto pueda traer; estamos de enhorabuena ya que estos fumetas nos han traido una comedia muy divertida –otra más- y eso es lo principal del asunto por encima de todo.



No es la primera comedia de este grupito formado por Franco, Rogen y Goldberg –director y plumilla-, ya que juntos han parido peliculones del calado de “Pineapple Express” –me niego a llamarla “Superfumados”- o “Juerga hasta el fin” –una de las comedias más divertidas del año pasado-. Y aún y que no tenga nada que ver en esta “The interview” debemos nombrar a Judd Apatow, el tío que renovó la comedia americana a principios de siglo y descubrió a algunas de las estrellas que parten la pana hoy día en la comedia hollywoodiense (junto a Franco y Rogen): Jonah Hill, Steve Carell, Paul Rudd, Jason Segel… Como he dicho, no tiene nada que ver con esta cinta pero su sombra es tan alargada que esperarías verle haciendo un cameillo… lástima.
Pero dejemos de darle jabón al director neoyorkino y volvamos con la peli de hoy. El argumento lo he medio destripado en el primer párrafo: James Franco interpreta a Dave Skylark, una especie de Buenafuente conocido por sacar importantes declaraciones a sus entrevistados en su late nigth show haciendo subir los índices de audiencia de la cadena. Pero esto no es todo gracias al talento de Skylark, no hay que olvidar a su productor, el hombre en la sombra, Aaron Rapaport interpretado por Seth Rogen. Su programa, por supuesto es uno de los que más audiencia tiene. Pero no solo en USA, sino hasta en Corea del Norte –o al menos en casa del Amado Lider- y gracias a este éxito se les concede la primera entrevista en vivo en suelo norcoreano para un programa estadounidense. Pero la situación se pondrá complicada cuando la CIA trate de convencer a Skylark y Rapaport para que maten a Kim. Pero un giro cambiará los acontecimientos, al llegar a Corea del Norte descubren que el Amado Lider no es el tirano que todo el mundo teme, si no que es un buen gobernante y aparentemente un tío genial… ¿Qué harán ahora Dave y Aaron?



Lo primero que se demuestra en esta cinta es algo clave que debe tener una pareja protagonista: Química. Y la que tienen Franco y Rogen es a prueba de bombas. Se notan que llevan trabajando desde que en 1999 aparecieran en “Freaks and geeks”, la serie de culto del ya mencionado Judd Apatow. Cuando actúan estos dos en pantalla, más que dos actores interpretando un papel, nos muestran lo que son: Dos buenos amigos contándose chistes de penes, vaginas y porros; y en esto Rogen y Franco son los reyes del mambo. Cogen lo que en manos de otros sería un chiste zafio sin gracia, e incluso de mal gusto; y lo transforman en una conversación que hace te entre la risa tonta y acabes con un retortijón con el giro final.
Junto a esto destacar un guión que aunque lo que es la trama en sí te la sabes de principio a fin, los plumillas demuestran su talento para meter chistes de diferente tipo –juegos de palabras, diálogos con chispa, caídas…- sin que suene que lo estén metiendo con calzador. Otro aspecto a destacar del libreto serían sus momentos Torrente, con cameos y referencias a personalidades como Rob Lowe, Eminem, Ron Howard o la multitud de coñas marineras –con cariño, por que en el fondo estos tipos son unos nerds , como nosotros- a “El señor de los anillos”. Todo esto sin que suene impostado ni como un chiste de cuñao, como por desgracia ocurre mucho hoy día.
En cuanto a la dirección, Evan Goldberg continua con el buen trabajo que realizó en “Juerga hasta el fin”, sabiendo como planificar una escena cómica. Pero sobretodo destaca en las escenas de acción y violencia, que en esta película hay unas cuantas. Me encantaría verle dirigiendo una peli de acción coñera a lo “Expendables” o “Fast and furious”… talento no le falta.

En definitiva, una película que no debería ser recordada ni por amenazas norcoreanas, ni por ataques informáticos a Sony ni por nada que no sea estrictamente cinematográfico. La cinta merece nuestro respeto, ya que aunque se haga un pelín larga nos mantiene la sonrisa todo el rato –sobretodo cuando llegan los protagonistas a territorio norcoreano-. En conclusión, la segunda mejor comedia del año; tras la estupenda –y también con Seth Rogen- “Malditos Vecinos”.

Comentarios