Especial Navidad. DIA 4: "The Night Before Christmas Disney's Silly Symphonies " (1933) de Wilfred Jackson.

DIA 4: Bombón de chocolate viejo.


El menú de hoy se compone tan solo de un pequeño snack. Perfecto para poner, por ejemplo, en el desayuno del día de Navidad o si Papa Noel es puntual y llega el 24 por la noche a vuestras casas, para enseñárselo a los nanos más pequeños y estén toda la noche en un sinvivir como los protagonistas de este pequeño corto.
Esta cinta pertenece a las Silly Symphonies –traducido sería algo así como las Sinfonía Tonticas- que son esos cortos que ponían en los cines cuando por 10 céntimos podías ir al cine a ver 2 películas, 3 cortos y tomarte una gaseosa y una bolsa de pipas. La buena época de estos cortos podemos encontrarla entre 1928 y 1933. Y entre todos estos destacaría uno de los más antiguos “Skeleton dance”, y como hoy me siento generoso aquí tenéis el enlace:




El corto que nos ocupa hoy cuenta la historia de un grupo de hermanos, que se ve que no tienen padres y duermen todos en una cama gigante… como en “El Bus”. Si… acabas de desbloquear un recuerdo que creíais olvidado. La acción se sitúa en Nochebuena, cuando Papa Noel entra por la chimenea de la casa y se pone a montar el árbol, dejar regalos… Y mientras, los chavales le espían. Hasta que uno hace ruido y Papa Noel tiene que irse corriendo.
Y el guión no tiene más, pero es bonito ver como todas las acciones van perfectamente acompasadas con música y ruido. Pixar no ha inventado nada, Disney tenía en los años veinte y treinta a sus semiesclavizados curritos –en este caso un tal Wilfred Jackson- ya realizando magia con poco más que pinceles, papel y lápiz.

Resulta simpático ver el corto, con los 81 años de diferencia que nos separan. Por un lado por ver con los juguetes que se divertían en aquella época: soldaditos de plomo, bates de béisbol… Y también para ver algunos chistes que hoy estarían prohibidos: Tenemos a un niño que le cae hollín y se transforma en un negro que ríete tu del de Cola Cao o  tenemos al pequeño de la casa al que en primer plano se le ve con el culo al aire durante varios segmentos.

En resumidas cuentas, un cortometraje divertido que no se hace largo y que tiene cierto interés como documento histórico. Y para que no tengáis que buscarlo, aquí lo teneis.

Comentarios