ESPECIAL NAVIDAD. DIA 23: "BAD SANTA" (2003) de Terry Zwigoff.

Bombón de chocolate borracho.



Entramos en la recta final. Después de esta reseña, tan solo nos quedaran tres películas para despedirnos. Y si, esas tres películas que quedan son verdaderas obras de arte, pero no así  la de hoy. Aún y que muchos de vosotros seáis fan de esta peli, después de verla me he vuelto a desencantar con la opinión  de los terceros que la ponían por las nubes. Este film no es otro que “Bad Santa” de Terry Zwigoff.


A todas luces esta película podría ser genial. El punto de partida lo es. Tenemos a un borracho que cada año es contratado de Santa Claus en centros comerciales. Y mientras recibe niños y se hace fotitos con ellos –y con la ayuda de su elfo enano- descubre donde están los objetos de valor y el día de Nochebuena se hace con ellos. Y cuando desvalija un centro comercial se va a la otra parte de Estados Unidos para preparar su siguiente golpe.
Decidme si esto no daría para una melocotonazo de miedo. Pero el problema es que este director se cree que es más gracioso que lo que realmente es, y también más intenso y profundo; un protohipster como bigotillo, vamos. Esto mismo ocurría con “Ghost World”, una película que se vendía como un “American Pie” para tías, pero de la que tan solo recuerdo un diálogo racista entre un redneck y un griego: “Los griegos inventaron la democracia” “Y a los maricas”.  En resumidas cuentas, sus películas tienen premisas más divertidas de lo que son en realidad.
Esta última aseveración se ve en este “Bad Santa” cuando aparece el niño gordito con ricitos de la portada y la peli pasa de una especie de cara B de “Miracle on 34th Street” a una película cuasi familiar con algún que otro chiste subido de tono, falsa incorrección política –porque el mensaje final es más blanco que la unos vaqueros lavados en lejía-  y personajes que pasaban por allí, como los de John Ritter o Lauren Graham.



Si hay una cosa por lo que recordar la película, además de por ser el testamento cinematográfica de John Ritter, es por la gran actuación de Billy Bob Thorton. Este actor es especialista en brillar en películas o series que no merecen tal esfuerzo. Es decir, es un tío que se moja con sus trabajos. Algunas cintas que se amoldan a esta descripción son “Fuera de control” de Mike Newell, “Giro al infierno” de Oliver Stone o la serie “Fargo” donde en mi opinión es lo único salvable. Aunque tampoco se debe decir tajantemente que solo actúa en películas malas o fallidas, ya que tiene grandes papeles en films de gran calidad: “El hombre que nunca estuvo allí”, “Un plan sencillo” o “Love Actually”. Podemos resumir que es un actor de esos de carácter.


En definitiva, una comedia que tiene el peor defecto que estas pelis puede tener: el no ser graciosa. Me revienta que una película vaya de graciosa y rompedora sin serlo, y por eso este “Bad Santa” queda expulsada de mi videoteca para siempre. Tan solo recomendable para saber si alguien es un cuñao de libro o no.

Comentarios