ESPECIAL NAVIDAD. DIA 20: "Santa Claus conquers the martians" (1964) de Nicholas Webster.



DIA 20: Chocolate con gangrena.

Llegamos al último finde de nuestro especial, y traemos algo especial. Una película perfecta para ver en una resacosa mañana prenavideña…y alucinar más que en cualquier after hours: “Santa Claus conquers the martians” de Nicholas Webster.
Este film, a pesar de lo que pueda parecer, es una de las películas de serie Z más conocidas del mundo anglosajón. Esto se debe a que fue retransmitida con gran éxito en el programa Mistery Science Theater 3000 un programa similar al Cinebasura de Jose Viruete y Paco Fox. Es decir, se proyecta una peli cutre y de fondo están dos presentadores soltando coñas verbeneras. Y a decir verdad, que la versión de “Mistery Science Theater 3000 mejora la original porque este “Santa Claus conquers the martians” se torna por momentos insoportable.


El argumento es sencillo, en Marte los niños se sienten tristes porque ven en la tele de la Tierra que hay un personaje llamado Santa Claus que les deja regalos. Pero el tipo de rojo no va nunca a su planeta, por lo que los marcianos deciden –en una argucia digna del Amador de “La que se avecina”- secuestrar a Santa Claus para que les lleve regalitos y les quiten las penas.
Lo primero que llama la atención es su diseño de producción… en una palabra: grotesco. Por un lado los marcianos van vestidos con un disfraz como el Gazu de “Los Picapiedra”, pintados con rotulador Carioca verde y con unos cascos que parecen bidés decorados. Y en cuanto a los decorados, todo es cartón piedra y corchopan. Destacar un par de momentos: el robot Tor que debería de dar miedo pero da ascopena –atención al momento en el que el papel albal está desconchado-. O el momento en el que el marciano tontico quiere esconder a los niños y decide meterlos en una caja de radar (sic) y al abrirla vemos que no hay cables ni tornillos ni nada, parece más un arcón de guardar juguetes atrezzado. Por no hablar del oso polar, que no es otra cosa que un señor con un disfraz digno de Disfraces Paco.



Con un presupuesto de 200.000 dolares de la época, tenemos una película digna del infracine del canal SyFy: defectos especiales, escenas de despachos y actores con cara de palo. Porque como las pelis de dicho canal, desde el principio hay un problema: estaba anticuada antes de estrenarse. Esta peli data de 1964, y en aquella época triunfaba otro cine de género con películas más científicas – para no liarnos, más Nolan- como “El tiempo en sus manos” o la serie de “Más allá del límite”. Es decir, que la ciencia ficción naif de los cincuenta estaba un poco bastante de capa caída; pero poco le importaba al director Nicholas Webster, que se emperró en hacer  –como diría Bender de “Futurama”- su propia peli, con marcianos y elfos.

En definitiva, un despropósito más grande que el mismísimo planeta rojo. Una película que pierde el norte tras los primeros 10 minutos, quedando un film lleno de chistes malos, efectos pésimos y un guión que no sirve ni para calzar mesas. 

Comentarios

  1. Me encanta esta bizarrada de película.Tanto que lo utilizamos de visuales en una actuación en Juvenalia como podeis ver en este video
    https://www.youtube.com/watch?v=8DtMTRBTrjA
    Geniales artículos de navidad y Feliz Idem.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario