ESPECIAL NAVIDAD. DIA 17: "Jack Frost 2: Revenge of the Mutant Killer Snowman" (2000) de Michael Cooney.

DIA 17: Bombón sabor piña colada

Ya os avisé de que aquella mierda llamada “Jack Frost” tenía secuela. Y como si de una maldición india se tratara hoy viene a por vosotros. Y cuidado, porque esta secuela es aún más funesta que la original.
Si tuvisteis las tragaderas de ver la original, recordareis que esta termina con el muñecajo de Jack Frost enterrado con anticongelante. Esta secuela comienza con unos científicos que lo desentierran –en una escena muy parecida a “Muñeco Diabólico 2”- y por un error administran al bloque de hielo que teóricamente es Jack Frost café y este despierta –aunque para la transformación explotan una bolsa de hielo y tiran una bola de nieve (literal) al suelo. Tras esta escena vemos al sheriff y su familia en el aeropuerto internacional (primer aeropuerto del que tenga noticia que tiene puertas de madera) que se van de vacaciones al Caribe para desestresarse durante las vacaciones de Navidad. Jack escapará por el desagüe del laboratorio donde estaba prisionero y a través del océano y la zanahoria que hacía a las veces de su nariz –os prometo que no me invento nada- llega al mismo resort tropical donde está el sheriff.


.
Estamos ante una secuela que es muchísimo peor que la original, pero tiene un punto a favor que la hace más aguantable contra todo pronóstico: su tono coñero. Desde el principio se presenta más como una comedia que como un slasher. Hay muchos ejemplos al respecto: Jack Frost trasvasando su alma a un cubito de hielo que una chavala se va a pasar por el pezón, una chica se toma un café helado y los hielos hacen que su cuerpo explote o Jack Frost clavándole a un tío su zanahoria en el ojo… Para mear y no echar gota.
Otro aspecto que salta a la vista es su justísimo presupuesto. Ya la fotografía en sí remite al video más amateur. Y sus llamados defectos especiales son peor que el original. Si en el original hablaba del muñeco de corchopán, aquí este no aparece hasta la media hora y nunca de cuerpo completo. Y hasta entonces tan solo aparece representado por la zanahoria o por estalactitas de CGI hechas con un Pentium 386. Mención especial a los baby Jack Frost… para sacarse los ojos.



Y es que parece que los realizadores –los mismos de la original, no voy a malgastar teclas hablando más de ellos- tenían afición por el CGI. Todo está hecho por ordenador –una frase muy de final del siglo pasado-, incluso las puestas de Sol son más falsas que un euro con la cara de Popeye. Y en cuanto a las muertes, por favor,  sigue como la anterior (plano antes de golpe y contraplano del cuerpo inerte) Pero si en la original trataban de darle algo de verosimilitud con algo de sangre y vísceras aquí son apósitos sin ningún tipo de filigranas… Horrible.


En definitiva, una peli de castigo con todas las de la ley. Genial para aquellos que quieran ver una peli en comandita para descojonarse de ella. O para los que busquen razones para el suicidio.

Comentarios

  1. Jaja, yo vi algo de esta y tambien de la primera pero al ser todo en inglés no me animé a verlas enteras, se ven de mala calidad desde luego pero tiene su coña, lo prefiero al Jack Frost con Michael Keaton

    ResponderEliminar

Publicar un comentario