ESPECIAL NAVIDAD. DIA 15: "How the Grinch stole Christmas" (1966) de Chuck Jones y Ben Washam.


DIA 15: Chocolate con rima asonante.


Volvemos hoy con la animación, pero con más calidad que ayer. Y para no centrarnos solo en Disney, el mediometraje de hoy viene de la mano de Warner Bros: “How the grinch stole Christmas” de Chuck Jones y Ben Washam, basado en la obra homónima del Dr. Seuss. Un cortometraje de 1966 que puede ser el equivalente al Sorteo de Navidad en España: Cuando se televisa, oficialmente empieza la Navidad.
Y, ¿Quién es este Dr. Seuss? Para resumir, sería el equivalente americano de Gloria Fuertes. Sus libros son obligatorios en todos los parvularios estadounidenses, siendo lo primero que leen los niños yankis. Puede que hayas oído de algunos de ellos: “The Lorax”, “The cat in the hat” o “Horton hears a Who¡”. Son libros que se caracterizan por sus dibujos, rimas musicales y juegos de palabras que hacen casi imposible una traducción que le haga justicia


La historia de la cinta que nos ocupa hoy es sencilla. Tenemos el pueblo de Whoville, todo nevado y con sus habitantes que son una mezcla de hormiga y ardilla. Todos parecen contentos, menos un eremita –el Grinch- que vive en una cueva que odia el ruido y la algarabía. Y en Navidad, festividad que celebran los Whos –habitantes de Whoville- entre luces, villancicos y regalos; son unas fechas que el Grinch odia con todo su pequeño corazón.  Y para fastidiarlos, decide bajar al pueblo y robarles los árboles, luces y regalos.
Estamos ante un corto que destaca por dos aspectos: su animación, y las voces. En cuanto a la primera, estamos ante un corto de Warner y se nota. Los responsables de este corto, son los creadores de personajes como  Pepe le Pew, Coyote o el Correcaminos… entre muchos otros. Y este estilo se traslada a “How the grinch stole Christmas”. Estamos ante un corto con personajes de bordes marcados y muy muy colorido, perfecto para que los más pequeños de la casa se queden embobados cual gatos de escayola ante la tele. Y en cuanto al apartado actoral, destaca por encima de todo Boris Karloff poniendo su voz al Grinch y al narrador. El hombre marcado por el papel de Frankenstein se marca un doblaje de esos que hace época. Estoy seguro que si lo hubiera hecho otro actor el resultado no sería el mismo, ya que su voz queda como un guante ante la rima particular del texto original del Dr. Seuss.


En definitiva, un corto de animación de esos que hay que ver, sin discusiones. Quizás quede un poco cursi, pero abstraeros y pensar que la cinta tiene casi cincuenta años. Y por favor, huid de doblajes ya que aunque no os enteréis de mucho disfrutareis mucho más con el vozarrón de Karloff que con cualquier imitador. 

Comentarios