The babadook (2014) de Jennifer Kent.

Después de varias entregas ofrenciéndoos productos de más que dudosa calidad, lo que hoy tengo es sin duda un plato de cinco estrellas. Puedo decir sin ruborizarme que ha sido una de esas experiencias que marcan. Hacía años que una película  de nueva factura  no me ponía tan nervioso. Desde las Paranormal Activity, que no tenía esa necesidad urgente de taparme los ojos por miedo a los que podía pasar en pantalla. Y todo esto lejos de artificios, visión nocturna u otros excesos, ya que este “The Babadook” es una película de factura clásica, más cercana a “Rosemary´s Baby” que a los productos de Oren Peli.
El film comienza con Amelia y Robbie, una madre y un hijo que conforman una pequeña familia consternada por la muerte del padre de familia en un accidente de tráfico el día que Amelia dio luz a su hijo. Amelia aún tiene una depresión de caballo por el incidente, cosa que afecta a Robbie haciendo de él un niño introspectivo pero muy ingenioso – una mezcla de Data de “Los goonies” Elliott-. Esto desemboca que el niño tenga problemas de adaptación en la escuela o que la madre no tenga muchas amistades. El único momento donde parece que son una familia normal es a la hora de dormir, cuando su madre le lee todas las noches un cuento diferente. Pero una noche, Robbie encuentra dentro de su amplia colección un libro llamado “The babadook” con una portada un poco inquietante. El problema viene en que ninguno de los dos recuerda haber adquirido dicho libro. Aún y todo, deciden comenzar a leerlo…Y hasta aquí puedo leer.





Lo primero que me gustaría destacar son las geniales actuaciones que tenemos en la cinta. Por un lado tenemos a Essie Davis en el papel de Amelia, la madre. La actriz, premiada en festivales como Sitges o Puchon, nos ofrece un descenso a los infiernos -¿de la locura?- donde no solo se tiene que enfrentar a la amenaza que es Mr. Babadook, si no que también debe lidiar con la reacción de la sociedad ante su situación. Y luego tenemos a Noah Wiseman, como Samuel el hijo de Amelia. Mucho ojo con este pequeño actor -6 años cuando rodó la película que nos pertoca hoy- ya que nos ofrece una actuación que deja a la altura del betún a otras actuaciones de niños en pelis de terror como las de Haley Joel Osment en “El sexto sentido” o Alakina Mann en “Los otros”. Wiseman no solo grita o abre muchos los ojos para expresar miedo, si no que su actuación tiene pequeños detalles que la hacen inquietante: el movimiento de las manitas cuando comienza a acojonarse, los susurros para tranquilizar a su madre…
En la dirección tenemos a la debutante Jennifer Kent. Un aplauso para ella, porque en vez de ir por la vía sencilla de muchos debutantes y hacer un found footage, Kent se mete de cabeza a realizar un filme de terror de corte clásico, dejando de lados sustos dados al subir el volumen de la música y dando una lección de como dar miedo de la cual podría tomar nota James Wan. Esperemos que Jennifer Kent continúe por esta buena senda y siga obligándonos a taparnos los ojos sin necesidad de marear la cámara o lanzar tripas sobre el set.






Cabe convenir que hay pocos géneros más subjetivos que el terror. Entre un grupo de gente diversas se pueden llegar a conclusiones cinematográficas del estilo: “Sospechosos habituales” es un buen thriller con uno de los mejores finales de los noventa, “Los caballeros de la mesa cuadrada” es una de las mejores comedias de los setenta o que todos lloran con el final de “Braveheart”. Pero…tratad de llegar a un acuerdo sobre la película que provoca más miedo al personal. El que cree en fantasmas puede tirar por “El sexto sentido”, al que le dan asco los bichos raros puede tirar a un “Alien”, si eres un urbanita de pro puedes elegir “La matanza de Texas”… es decir, no se llegará a un acuerdo ni en un millón de años. Por ello es posible que alientados por las alabanzas hacia “The Babadook” salteís a verla y luego salgáis decepcionados cagandoos en mí. Esta es un película para verla tranquilo, sabiendo que vas a ver una peli un tanto lenta, pero que tiene una escaleta de crescendo del miedo sobresaliente.

En definitiva, estamos ante la mejor película de terror de la década. Así, sin paliativos. Aunque es una peli que se apoya en el clasicismo, es una cinta muy valiente en muchos de sus plantemientos; con uno de los finales más atrevidos pero a la vez más lógicos que haya visto en un film de este estilo. No os la perdáis, no os arrepentiréis. 

Comentarios