"Mascarillas" en El Apartamento


Madrid. 12 de Noviembre de 2014. Una obra de microteatro me espera en la calle Génova. Subo hasta el último piso del más típico de los edificios madrileños y quedo asombrado. Tras un mostrador que se sostiene con maletas me atienden dos señoritas (o señoras, que me perdonen la ignorancia) para que escoja entre tres funciones y me cuentan en que consiste El Apartamento.

Hablaré primero de El Apartamento; una especie de ático bifurcado en varios compartimentos, los cuales cada uno de ellos te ofrece algo interesante. Tras servirte (si quieres) algo de bebida puedes disfrutar de una exposición de pintura, informarte sobre otros eventos que allí se realizan e incluso ojear libros en una sala perfectamente acondicionada para ello. Entre la penumbra y la música de fondo nos percatamos también que se van proyectando imágenes para el entretenimiento de los asistentes. Entonces una campanilla te avisa que una de las obras comienza ¿Será la tuya? En mi caso si lo fue.

Fotografía: Laura Núñez Photography


"Mascarillas" de José Martín

En un espacio bastante adecuado la obra da comienzo. Dos actores, un sofá, un guión inteligente, quince minutos. Esto es lo que acertadamente puede ofrecerte "Mascarillas". Juega con la vida en común de una pareja heterosexual consolidada, de unos 30 años de edad y que viven juntos desde hace dos meses. A la luz salen durante la representación varios momentos míticos de este tipo de unión con este tipo de protagonistas. La gran mayoría de los asistentes que lleven un tipo de vida similar se sentirán perfectamente identificados ya que les será muy fácil empatizar con los personajes dado sus desfiles de diálogos en los que describen situaciones "tipo" de lo más cómicas y lo que es mejor, realistas. Incluso a alguien como a mí ha conseguido sacarme alguna carcajada sin enseñar una sola gota de sangre... ¡Meritorio! 


Una manera diferente de pasar un rato breve pero intenso y de descubrir un diamante en bruto en forma de quinto piso en el corazón de la capital. No todo iba a ser malo en la calle Génova...

Comentarios