La Entrega (2014)


Gángsters a fuego lento


Puede que "La Entrega" no sea el thriller criminal definitivo, pero tampoco es uno a dejar pasar. Yo, soy una de esas personas que cometen el grave error de visionar los tráilers de las pelis que esperan con ansias y aunque se que es erróneo siempre caigo en la misma trampa, me hago una idea que al final poco o nada tiene que ver con el acabado final de la cinta. 


Cuando vi el tráiler de "The Drop" sinceramente pensé que me encontraría una película menos dramática de lo que es, que iría más al grano de las mafias y que no dejaría tantas subtramas en el aire. Con un reparto encabezado por Noomi Rapace, uno de los actores de moda Tom "Bane" Hardy y el recurrente mafioso de turno James Gandolfini, papel que ha interpretado numerosas veces en su carrera, esperas unas interpretaciones de alto calibre, y en eso no se le puede achacar nada a la película y en especial a Gandolfini. Un Gandolfini que nos dejó el pasado 19 de junio de 2013, a los 51 años, durante unas vacaciones en Roma a consecuencia de un infarto. "La Entrega" es su legado cinematográfico, sin duda una buena manera de despedirse del que ha sida su papel referencia durante gran parte su carrera.


En cuánto a la película, pronto nos damos cuenta de que se nos va a narrar una historia de manera lenta y pausada, en la que no ocurren muchas acciones pero estas se alargan demasiado, respaldadas por el ritmo calmado que tiene la película y por sus diálogos inteligentes. Si se acepta este punto "La Entrega" te resultará satisfactoria. Donde lo clava es en sus personajes, en sus idas y venidas, con un Tom Hardy haciendo un papel de personaje disperso pero que atrae y un guión perfecto que cuenta en los primeros minutos de película en que consisten las interesantes entregas mafiosas de dinero negro que se dan en los suburbios neoyorkinos. Un guión, por cierto, que corre a cargo de Dennis Lehane, el autor de la novela que hizo dar vida a "Shutter Island" otra historia negra y lenta, pero que al caer en manos de Martin Scorsese tuvo otro acabado.

Y sobre todo, otro de los aciertos, es el ambiente, ese ambiente sucio y casi apocalíptico típico de los barrios bajos de Brooklyn, perfectamente conseguido gracias en parte a la gran fotografía de Nicolas Karakatsanis.


Y con toda la oscuridad que envuelve el film, llegamos a un final tenso y violento, digna despedida para James Gandolfini y que al igual que la película se tomó su tiempo para arrancar, también lo hace para finalizar.

En resumidas cuentas, un cuento mafioso de extorsiones, algo lento, pero que si asimilas y consigues entrar en su juego será completamente disfrutable. 

NOTA: 7 

Comentarios