Jack El Destripador, El Musical


DEL 12 DE SEPTIEMBRE AL 2 DE NOVIEMBRE 2014

En el año 1888 en Whitechapel, el barrio más marginal del Londres del momento, comenzaron a aparecer cuerpos de prostitutas degolladas y esbudellades.Tot y los esfuerzos de la policía y de la gente del barrio, el asesino nunca fue descubierto y aunque ahora se desconocen los motivos y la identidad del que fue el primer asesino en serie mediático de la historia moderna, hasta ahora.
El Destripador de Whitechapel revive esta crónica negra de la mano de cinco de los protagonistas de los hechos, acompañados por los vecinos que vivieron en primera persona estas muertes, para desvelarnos qué pasó realmente en aquel baile de secretos, pactos, amores y traiciones que nos transportarán directamente al Londres del XIX.
En Whitechapel hay un secreto que ha sido escondido durante más de un siglo ... nada es lo que parece.

 ¿Por qué Jack el Destripador?

El Destripador de Whitechapel, espectáculo producido por el Teatro del Raval, se trata ante todo, de un proyecto lleno de iluminación y amor por el musical. Es el pequeño monstruo, con dos padres y una madre (el padre y la madre del libreto y el padre de la música), que hemos creado con el objetivo de situarse en el terreno de los musicales de pequeño formato de nueva creación.
¿Por qué hemos querido hacer un musical de creación propia? Ante todo porque teníamos ganas de contar nuestra historia sobre Jack el Destripador y resolver, a nuestra manera, el misterio del asesino más mediático del XIX. Por otra parte porque pensamos que la conexión total entre público y espectáculo se produce cuando ambos tienen referencialidades comunes y lenguajes que han evolucionado paralelamente.
El espectáculo es representado por sólo cinco actores que hacen las funciones de personajes principales, personajes secundarios y corazón, pasando con facilidad de un estado a otro con la velocidad que el tono que el espectáculo permite. Un tono que tan pronto es cómico, como cabaretero o trágico. Uno de los puntos fuertes del espectáculo es que así como sólo hay cinco actores, también hay cinco músicos que permiten disfrutar de la riqueza y los matices que el compositor propone.
Con respecto al tema del espectáculo, lo tuvimos muy claro desde el primer momento que alguien lo puso sobre la mesa: si los tres quisiéramos ver a Jack en un musical, es muy posible que mucha otra gente esté esperando también a que esto sea posible. Jack el Destripador es el nombre que se le dio a lo que se cree que fue el responsable de una serie de asesinatos que horrorizaron el barrio de Whitechapel entre agosto y noviembre de 1888 Los cuerpos de cinco prostitutas fueron encontrados durante estos meses en las calles del barrio, total o parcialmente destripadas. Este caso llevó de cabeza a la policía de Londres y puso de manifiesto su ineficiencia: el mundo no estaba preparado para lo que ahora mismo se considera el primer asesino en serie de la era moderna, lo que sentó las bases no sólo de la análisis de conducta actual de los asesinos y su clasificación, sino también la del proceso de investigación policial que todavía se utiliza hoy en día a la hora de abordar un crimen. Por esta razón entre otras, Jack el Destripador permanecerá siempre en el imaginario colectivo, no sólo de Inglaterra, incluso no sólo de Europa, sino en el imaginario colectivo del resto del mundo . Pero otro motivo muy importante que ha hecho que esta historia haya sido tan atractiva es que nunca se ha llegado a saber quién era realmente el asesino y, esto, deja todas las puertas de la imaginación abiertas a la creación.


El asesino en serie ‘Jack El destripador‘ tomará vida por primera vez en formato de musical con la propuesta ‘L’Esbudellador de Whitechapel‘ del Teatre del Raval de Barcelona, del 12 de septiembre al 2 de noviembre, con Oriol Estefanell y Marga Parrilla como coautores y codirectores.

JACK EL DESTRIPADOR El Musical es como declaran sus artífices “Una pieza inédita, de creación propia y totalmente autóctona”, ha destacado en rueda de prensa en el Museu de Cera de Barcelona la directora de la sala, Empar López, que ha calificado con un ‘notable’ la producción, a falta de la opinión del público y de la prensa para situarse en el ‘excelente’, ha dicho.
Entre agosto y noviembre de 1888, un asesino se cobró la vida de seis prostitutas en el barrio pobre londinense de Whitechapel, un caso que jamás se esclareció y que la leyenda popular relaciona con la monarquía inglesa de la época.
El caso generó gran expectación, habiendo dejado como testigos numerosas teorías, que dieron paso a novelas, cómics, adaptaciones teatrales y cinematográficas, pero nunca a un musical, ha remarcado.
Además de la recreación de la historia, la propuesta aborda el papel de una prensa naciente y sensacionalista que tuvo en el caso de Jack ‘El destripador’ la primera gran cobertura mediática acompañada de manipulación de la opinión pública; no en vano, el pueblo es uno de los grandes personajes de la obra: “Por eso se llama ‘L’Esbudellador de Whitechapel’ y no Jack L’Esbudellador’”.
Los directores han explicado que este tema les dio “mucho margen de maniobra” debido a su vertiente histórica pero también mítica, y han avisado de que el espectáculo está bañado de sorpresas más allá de quién es realmente Jack.
JACK EL DESTRIPADOR El Musical no es una obra basada en la sorpresa final, han explicado los directores, que prometen muchas respuestas durante la hora y cuarenta y cinco minutos que dura.
Con cinco actores y cinco músicos –de la compañía Dos Punts–, el reparto está protagonizado por Clara Altarriba, Roger Borrull, Mónica Portillo, Víctor Genestar y Mireia Casado, quienes realizan en total seis papeles, ya que todos juntos encarnan al personaje ‘pueblo’.

18 CANCIONES
El espectáculo incluye 18 temas compuestos por Josep Ollé y con director musical de Esteve Costa, con música en directo con Marc Sumsi en el piano; Maria Tió en el violín; Teresa Noguerón en el clarinete, y Rafael Iniesta en el contrabajo –todos entre 20 y 25 años–: “Es un privilegio tener una orquesta en directo”, ha comentado López.
Este proyecto arrancó con el trabajo de final de carrera en la Escola Superior de Música de Catalunya (Esmuc) de Ollé, que tenía como profesor a Albert Guinovart, y le habló sobre la gestación de este musical.
El público podrá oír canciones como ‘Whitechapel: magnífic barri’, ‘La impremta’, ‘L’acusació’, ‘El Laboratori’ y ‘Whitechapel: res és el que sembla’, con un importante peso de la música, que es la encargada de hacer avanzar la trama.

El Teatre del Raval ha destacado las últimas temporadas por la programación de musicales de éxito como ‘La vampira del Raval’, ‘Goodbye Barcelona’ y ‘Germans de sang’, con espectáculos de mediano formato y de proximidad, íntimo y que emocione, ha defendido la directora, y ha avanzado su apuesta por reprogramar ‘Goodbye Barcelona’ en los próximos meses.

Comentarios