In Memoriam: Richard Kiel

Poner a "Tiburón" lo harán otras páginas; nosotros al Alien telepático.
Hoy nos levantamos con la triste noticia (no como la de ayer) de la muerte del actor Richard Kiel.

El gigantón - medía unos nada desdeñables dos metros diecisiete - interpretó en 
La espía que me amó a uno de los más carismáticos secuaces de la saga Bond, "Tiburón". Llegó a tal nivel de fama y cariño por parte del fandom que en la siguiente película, Moonraker, se pasó al bando de los buenos.
Ahí es nada.

A parte de salir en los films de 007, Kiel es recordado también por participar en El jinete pálido, dónde Tito Clint le casca las nueces con un mazo, la segunda parte de Los locos de Cannonball, acompañar a Adam Sandler en Happy Gilmore y,su último papel, el doblar a un personaje en la divertidísima Enredados de Disney.

Como curiosidades decir que hizo de Hulk en una escena de la serie de televisión, supongo que antes de conseguir a Lou Ferrigno, y que yo le confundía con el gigante que aparecía en Twin Peaks.

Descanse en Paz.

Comentarios