Nurse 3D (2013) de Douglas Aarnioski


Esta es una de esas pelis que desde que vi el primer teaser poster esperé. Pero cuando la sacaron, después de oír y leer algunas críticas que la ponían de vuelta y media la dejé aparcada. Pero el otro día tenía un ratillo muerto –la peli dura 80 minutos- y le di una oportunidad… Maldita la hora.
Podría definir este “Nurse 3D” como un slasher serie B para aquellos que no les gusta este tipo de pelis. Es el equivalente de la serie “The walking dead”, que parece que este hecha para los que no les gustan las pelis de zombies. Es una peli-postureo, la típica que ve una persona que nunca ha visto una peli de este estilo en condiciones para dárselas con los amigos de que ve de todo.




La película nos cuenta las andanzas de Abby, una enfermera que le gusta matar a gente que según su criterio no están llevando una vida rectamente moral. En esas estamos cuando aparece  Danni, una nueva enfermera por la que Abby se obsesionará. Es una especie de “Atracción fatal” de segunda fila.
En cuanto a la dirección, el encargado es el desconocido Douglas Aarniokoski que hasta el momento solo había destacado como director de segunda unidad en películas tan dispares como “Austin Powers”, “Tekken” o “Spy Kids”.  Este pone el piloto automático para rodar esta historia sin sustancia ninguna. Es decir, que en su faceta como director no podemos darle peros, pero como guionista se merece todos los palos que le queramos dar.
Si pasamos a hablar de  los actores, en primer lugar tenemos a Paz de la Huerta como la enfermera del título. Además, de ser una actriz que tiene pinta de oler fuerte, realiza una de las peores actuaciones que he visto en una peli de género. Como la enfermera Danni tenemos a Katrina Bowden, que salva un poco la situación cuando aparece. Y luego tenemos como secundarios a un Judd Nelson viejísimo –se parece a Jose Maria Iñigo antes de raparse la moqueta-  como el gerente del hospital y Kathleen Turner –que cada día se parece más a un nombre- como la jefa de las enfermeras.
Relativo al diseño de producción, lo primero decir que la película contó con un presupuesto de 10 millones. ¿Dónde se fue toda la pasta? En cocaína supongo, porque en efectos especiales seguro que no. Tenemos los típicos efectos especiales que te tiran cosas a la cara –como los de “Viernes 13 3D”- pero más falso que un euro de madera. Para quien quiera ver un slasher 3D moderno, y divertido, le recomiendo encarecidamente que vea “San Valentin Sangriento 3D” de Patrick Lussier.




En cuanto a la experiencia de la peli como visionado, la cosa comienza mal cuando nos damos cuenta que el director usa durante todo el metraje el manido recurso de la voz en off que nos cuenta todo lo que vamos viendo. A veces más que una voz en off parece una audio descripción para sordos. Por otro lado, el problema del film no es que sea, o no, provocativo –puede que hace 30 años, pero ahora estamos acostumbrados a esto o más- si no que se cree provocativa, creando un sentimiento de pretenciosidad que dura todo el metraje. En palabras llanas, quieren ser mierda, pero no llegan a pedo.

En resumidas cuentas, esta película no vale la pena. No hay ni suspense, ni risas, ni sorna, ni nada de nada, ni siquiera se salva Paz de la Huerta. Tan solo para completistas de Katrina Bowden…y ni eso.  

Comentarios