Killer Legends (2014) de Joshua Zeman.



Hoy os traigo otro documental. También es obra de Joshua Zeman, autor de “Cropsey” ya reseñada en esta web hace unos días. La película comienza con un pequeño resumen de la anterior obra del director, “Cropsey”. Por lo que si no has visto la primera –y tienes interés por ella-, sáltate la primera escena.
Tras esto, se nos presenta la premisa, que es prácticamente la misma que en la mencionada “Cropsey”, pero a lo grande. Va a investigar 4 leyendas urbanas conocidas y tratar de desentrañar el origen moderno de las mismas. La premisa sociológica y la conclusión con la que juega –cosa que no me gustó, ya que en vez de comenzar con hechos y llegar a una conclusión (como en “Cropsey”), lo que hace es desde una conclusión sacar hechos que la sustenten- es: Las leyendas urbanas se usan para de alguna manera ablandar los incidentes reales que hay detrás.





La primera leyendas urbana es The hook. Aquí hay una pareja que se van al campo a enrollarse y por la radio oyen que un loco con un garfio se ha escapado del psiquiátrico. Y este les ataca en ese momento. Esta es la investigación que más me ha gustado, ya que el origen de esta leyenda dio lugar a una película mítica como “Terror al anochecer”.
La segunda es The Candyman. Aquí unos niños en Halloween, hace trick n’ treat y en los caramelos descubren veneno y objetos cortantes. Tras la leyenda urbana habrá un padre buscando cobrar el dinero del seguro de vida que tiene sobre sus hijos.
La tercera es la The nanny. Es la historia de una niñera que recibe una llamada desde la misma casa diciéndola que tuviera cuidado de los niños. Cuando va a verlos, ya no están.  De esta leyenda surgieron numerosas películas, siendo la más canónica “When a stranger calls”.
La cuarta y última es Killer clown. Es la historia en Chicago de un hombre vestido de payaso que mataba niños y adolescentes. El origen de esta historia no es otro que el infausto caso de Gacy, el payaso asesino.



En esta cinta se nota un mayor presupuesto que la anterior, y sobre todo una mayor preparación y menor espacio para la improvisación por parte del director. El documental tiene un buen ritmo, porque cuando una de las historias comienza a quemarse, pasan a tratar la siguiente.

En resumidas cuentas, un documental con cierto ritmo ideal para aquellos que sienten cierta atracción por las leyendas urbanas y sus origines.  

Comentarios