In memoriam: Robin Williams

Fue encontrado muerto en su casa. Tenía sesenta y tres años.


Hoy ha muerto parte de nuestra infancia.

El que fue y será por siempre uno de nuestros más queridos bufones ha muerto. No se ha despedido con el gran espectáculo que solía dar, o con una voz graciosa que anunciara su final inmediato.

No.

Se ha ido en el mayor de los silencios, en la soledad de su hogar. Todavía es pronto para esclarecer el motivo o el modo de su muerte, aunque ya eso no me importa. Sólo sé que parte de la infancia de muchos ha muerto con él. 

Se nos ha ido Peter Pan.
Se nos ha ido Popeye.
Se nos ha ido el Genio.
Se nos ha ido Robin Williams.

Descanse en Paz.

Comentarios