Hércules (2014) de Brett Ratner


Recuerdo cuando hace unos años estrenaron el film The Spirit, la primera y por suerte única película dirigida en solitario por un Frank Miller borracho de fama tras el rotundo éxito de Sin City. Una estética sobrecargada, su nulo guión, sus personajes con encefalograma plano, su dirección...¿qué dirección? hicieron que la película se la pegara en taquilla, suponiendo que la aventura de Miller tras la cámara acabara incluso antes de empezar. Este descalabro, además del declive artístico de Miller, supuso que más de una productora se replanteara qué cómics debían ser adaptados y cuales los que no deberían de tocarse. Al cajón se fueron unas adaptaciones a la postre tan prometedoras como Planetary, We3, Ronin o la que nos atañe, Hércules, basada en el cómic Hércules: The Thracian Wars del recientemente finado Steve Moore.

La pregunta es ¿debió este personaje de la mitología griega (por tanto debería llamarse Heracles) dentro del cajón de los proyectos olvidados? Bueno...sí...y no.
Me explico.

Más duro que una roca. Más duro que los dioses.

Tras la tortura que supuso los doce trabajos encargados por su padre Zeus, Hércules vuelve a su hogar para disfrutar de una paz ganada. Pronto serán requeridos él y sus compañeros guerreros por el rey de Tracia, el cual quiere entrenar a sus tropas bajo el mando del semidiós y así convertirlas en la mejor armada existente.

Brett Ratner no es un director que me emocione, pero a su favor podría decir que al menos ha facturado Un golpe de altura, El gran golpe, El dinero es lo primero o Family Man, que, si bien no eran grandes películas, al menos cumplían en su faceta de entretener al espectador, lo malo llega cuando le dan una película de estas características; un proyecto mucho más grande y ambicioso, con el que cuenta con un mayor presupuesto - como en la tercera de X Men, El dragón rojo o la saga de Hora punta -. El resultado final siempre resulta, sin ser malo, flojo a varios niveles, y nos da la sensación de que a Ratner le viene grande el propio film.

Es cierto que se saca lo mejor de su yo director en varios momentos a lo largo de la cinta, sobretodo al principio donde vemos mediante Flashbacks a Hércules realizando algunas de las doce pruebas - especialmente esa pelea contra el León de Nemea es brutal -, y la de la construcción de personajes, pero cuando la cosa va de espectáculo épico - la batalla final -, parece que no sabe lo que hacer con ese material. Algunas veces la narración queda lastrada por un sentido del humor poco o nada adecuado a la acción, por momentos es un humor similar al visto en Hora punta, y que usa en vistas de abrir mercado entre la chavalada. Los tiempos no cambian.
Al menos le puede quedar el consuelo de que lo ha hecho mejor que Renny Harlin con su cagarro exploit.

En cuanto a los actores, destacar el notable trabajo de Dwayne Johnson como el Hércules más hipermusculado desde Lou Ferrigno, y al que el actor dota de una personalidad definida desde los primeros compases del film, un Ian McShane que por momentos se come la película y a Rufus Sewell muy agusto en su papel de comparsa a ratos cómica, y nada cargante, del héroe. Quizás la que peor salga parada sea una breve Irina Shayk como Megara. La chica no es actriz y eso se nota, su papel apenas llega a los dos minutos, aunque es sí, sus pocos momentos en pantalla acaba destacando por motivos que saltan a la vista. Te odio Cristiano Ronaldo.

Los efectos especiales creados por el equipo capitaneado por Neil Corboul (Salvar al soldado Ryan, Gladiator) cantan bastante cuando recrean cuerpos en movimiento como los soldados de relleno en las batallas, y en donde hubiera sido preferible meter extras, pero en recreación de edificios o elementos como el fuego o el agua, el resultado es bastante bueno. Aún así, este film se prestaba a pocos efectos especiales por ordenador y sí a usar un número mayor de efectos físicos de carácter artesanal, como las cada día más en desuso maquetas. 

En resumidas cuentas, por ratos (muy) divertida, y en otros aburrida, Hércules termina por ser el típico proyecto fallido, que quizás si se hubiera contado con un mayor trabajo a nivel de guión el resultado hubiera sido algo más que una película simplemente correcta.

Nota: 5/10

Comentarios