En el Ojo de la Tormenta (2014)


Tornados Asesinos


En ciertos momentos del visionado de esta película, me fue imposible no recordar, para mi alegría, las frases que Alan Yates le decía a Mark Tomasso en "Holocausto Caníbal" (1979):
"¡Continúa filmando Mark, continúa filmando!"
¿Hasta donde puede llegar un periodista o investigador para conseguir el plano o la secuencia más esperada de su carrera? Esto es lo que se nos plantea en el tremendo ejercicio de efectos visuales que es "En el ojo de la tormenta".



Pero por desgracia se queda simplemente en eso, un expositor de violentos y estupendos efectos especiales, que intenta de fondo complementarse con tres hilos argumentales diferenciados y que se unen entre si: una familia huérfana de madre, comandada por el típico padre heroico y trabajador, un equipo de documentalistas y meteorólogos que buscan el tornado perfecto para filmarlo desde dentro y los borrachos catetos de turno que quieren forrarse subiendo vídeos de estupideces varias pseudo-jackass a youtube. 

El arranque, cuando presenta estos tres grupos de personajes es más que entretenido, llevando a cabo de manera acertada, sorprendentemente, una simbiosis entre found footage y cine usual. Pero con el avance de la cinta todo se desinfla para dejar espacio a los verdaderos protagonistas del film: los efectos y los gigantescos tornados.



Es, eso si, superior a otros films de desastres naturales que nos llegan a la gran pantalla (obviare los telefilms de después de comer) como "El Día de Mañana" (2004) o "2012" (2009), ambas películas de Emmerich. Contiene además un claro homenaje a la película por defecto de tornados destructores: "Twister"(1996), ya estaréis suponiendo como.  Steven Quale queda entonces designado como director al que se le encargan varios marrones y contra todo pronóstico sale airoso de ellos, aunque no magistralmente. Ya le ocurrió con la refrescante quinta entrega de "Destino Final" que resultaba bastante más acertada y entretenida de lo que a simple vista podía parecer la cuarta secuela de un slasher sobrenatural.



Añadir por último que tuve la suerte de poder disfrutar de la película en un pase en 4D. Nada de gafas ni tornados que parece que te van a engullir, sino ráfagas de aire y algún que otro tímido escape de aguachirri, que se efectuaban en los momentos de máxima acción y cuando más azotaban las precipitaciones. Simples estrategias de marketing para atraer a la audiencia más curiosa y a los cazadores de nuevas experiencias.

En resumidas cuentas, uno de los últimos coletazos aprovechables en cuánto a películas veraniegas se refiere. No se aceptan despotriques, sabías a lo que ibas.

NOTA: 6 / 10

Comentarios

  1. En efecto, todo son efectos :-) También fui a la sesión 4D con lluvia y viento de ventialdores (en ese sentido me gustó más el revisionado de "Regreso al futuro" en el patio del Conde Duque con efectos NATURALES de tormenta :-) Muy de acuerdo con tu reseña: historia débil (y demasiado parecida a Twister), efectos fuertes. Se sabía a lo que se iba.

    ResponderEliminar
  2. Tiene un elenco un tanto pobre, por decirlo de alguna manera, lo que más me gusto fue el uso de los efectos especiales para crear el desastre natural que sin duda me dejo sin aliento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario