Cuernos, de Joe Hill

Una nueva colaboradora eventual, "Clarrie" se estrena con nosotros con una gran responsabilidad: La crítica de "Horns", la aclamada novela de Joe Hill que como sabréis recientemente ha sido llevada a la gran pantalla de la mano del franchute Alexandre Aja y con Daniel Radcliffe como protagonista, que dicho sea de paso, esperemos veamos lo más rápido posible. Disfruten.


La vida de Ig Perrish es un verdadero infierno desde que su novia Merrin fuera asesinada un año atrás, en un episodio que si bien le fue ajeno tendió sobre él un manto de sospechas que nunca pudo sacudirse. Una mañana, después de una fuerte borrachera, se encuentra con unos cuernos creciendo en su frente. Al principio cree que es una alucinación, pero con el paso de las hora descubrirá que éstos tienen un extraño efecto en la gente: les hace contarle sus más oscuros deseos y secretos. Así, Ig se entera de que todo el pueblo, incluso sus padres, creen que él fue quien mató a Merrin. Sin embargo Ig aprenderá a sacar ventaja de ser el mismísimo diablo... Es hora de que el demonio tenga lo que se le debe.

La primera vez que supe de la existencia de este libro me llamó la atención su trama. Sin embargo, cuando me enteré de que el autor es hijo de Stephen King, fue cuando supe que debía leerlo. Supongo que no soy la única persona a la que le habrá pasado, y es que ser hijo del rey del terror debía tener sus ventajas, por mucho que intente ocultarlo tras un pseudónimo.

“Cuernos” parte de una idea retorcida a la par que disparatada e interesante. Desde las primeras páginas Joe Hill te convence de que el libro merece la pena, y te obliga a seguir leyendo sin llegar a cansarte en ningún momento. Presenta la desventurada (o afortunada, según se mire) situación de nuestro protagonista de una forma cómica y repleta de humor negro, a la vez que recoge lo más cruel y comprometedor de las personas con esta misma fórmula. Y es en esta parte donde Stephen King hace acto de presencia en forma de influencia indudable, ya que este humor negro recuerda mucho a él.


Según avanza la trama, Joe Hill alterna los hechos presentes con el pasado de los personajes, entregando la información importante en pequeñas dosis entremezcladas, consiguiendo que nuestra percepción de los protagonistas cambie, en ocasiones inesperadamente. En cuanto a éstos, cabe señalar la profundidad con la que el autor matiza sus personalidades, representando con mucho talento sus pensamientos y su forma de actuar, con especial mención al personaje Lee Thorneau.

Otro punto positivo hacia Hill es la violencia con la que describe ciertas situaciones, además del estilo narrativo que utiliza, manteniendo la intriga hasta el último momento. No obstante, en algunos momentos ésta se ralentiza y pierde cierta eficacia, especialmente cuando expone los hechos retrospectivos. En ciertas situaciones el libro parece más una trama romántica, incluso a veces parece que se olvida del plato fuerte: los cuernos de Ig, nuestro protagonista convertido en diablo. Tal vez Joe Hill no aprovecha al máximo este poder que le otorga al personaje, pero quizás sea cuestión de gustos.

En definitiva, “Cuernos” es un libro recomendable, que mezcla diferentes recursos y, con uno de los mejores arranques que he leído últimamente. Además, lo mejor son los diálogos que mantiene Ig Perrish con las personas que se sinceran con él, o lo que es lo mismo, con su diablo interior.

Comentarios