Tokarev (2014)



Sa matao Paco.

Hace unos días pude tener por fin mi ansiado fin de semana libre, lejos del agobio que supone el gentío de Madrid...y en pro de la "calma" que proporciona el gentío de las playas de Mojácar. sí, soy así de raro. El caso es que el primer día bebí lo que en principio me pareció poco; unas cuantas (seis) cervezas y unos cuantos chupitos de Jagguer. Vamos, muy poco para según cánones etílicos, pero que acabaron por tumbarme y dejarme finalmente fuera de juego para desgracia de mi acompañante, el cual tuvo que echarme un cable en más de una ocasión (Carlos, te has ganado el cielo). Ya en Madrid, pasados unos días de mi vuelta, tuve la ocasión ir a ver Tokarev, la película que supone el debut estadounidenses del director Paco Cabezas, y protagonizada por el GRAN (dicho, con toda la seriedad del mundo) Nick Cage, es decir, la cosa prometía. Tras acabar la película, sentí en mí la misma sensación de embriaguez que había padecido hará unos días en Mojácar. La misma pesadez, la misma jaqueca...y es que, visto lo visto, me he vuelto un flojo con el paso de los años, y ya ni aguanto unas cervezas de más, ni aguanto un asalto con una película de acción mierder. Lo que son los años.

El clan de los subnorirlandeses.
Cuando un criminal reformado descubre que su hija ha sido secuestrada, reúne a su antigua banda para tratar de averiguar quién está detrás. Ni antiguos aliados, ni tan siquiera la mafia rusa, con la que tiene asuntos pendientes desde hace veinte años, pararan su sed de venganza, iniciando un efecto dominó de insospechadas repercusiones.
El problema de Tokarev ya no es sólo que el guión intente ser la versión de a duro de Mistic River o las dos partes de Venganza, eso para mí no supone ningún problema dado que soy un alto consumidor del cine de acción desde ñajo, pero el caso es que ni lo intenta, solamente transita de manera perezosa por todos los lugares comunes que hemos visto en cientos de películas, y encima contados con más gracia.
Cuando ni la historia parece ser contada en serio, los diálogos son puro papel higiénico usado (el sonrojante diálogo en del bar entre Cage y Glover) el desarrollo se mueve entre lo absurdo y lo rematadamente vacuo (ver la escena del interrogatorio al yonki), actores malgastados, como esa Rachel Nichols florero, y para rematar un final que ya no sólo termina por enterrar el film en el más absoluto guano, si no que para dar la puntilla final tiene una escena entre - sí, entre - los títulos de crédito que es una declaración de principios por parte de Cabeza, que directamente te toma el pelo de manera gratuita. No digo con esto que haya pasajes dentro del film que se salven algo de la quema; el principio está interesante al menos con la premisa del delincuente reformado, algunos tiroteos como el de la casa de los rusos están bien filmados, la relación entre el trío de gansters protagonista está conseguida, la aparición de Peter Stormare como capo tullido (lo mejor) y ver a Cage más contenido que de costumbre, hombre, son cosas que se agradecen, pero es cierto que todo esto es un espejismo, una ilusión muy leve que no quita el ver que el resultado final es un truño como la copa de un pino. Se ve que es una película de encargo desde los minutos de película, pero joder, una cosa es eso y otra que Cabezas decida rodar todo con el piloto automático encendido.

En resumidas cuentas, fallida a todos los niveles, esta película se encuentra entre lo peor que ha facturado Nicholas Cage en los últimos años, pero curiosamente no es por culpa suya. Una historia vacía al servicio de una dirección vacía que no intenta siquiera hacer algo digno durante su hora y media de metraje, y me jode, porque Paco Cabezas es capaz de mucho más.

Comentarios