The Lair (Serie TV)


La amiga Miriamelle vuelve a la carga, y en esta ocasión nos trae una atípica serie de Vampiros, supongo que nacida a rebufo de True Blood, en la que los chupasangres parecen estar poco interesados en los cuellos de doncellas.

Enjoy!

Todo comienza con una serie de asesinatos que se suceden todos los años (o eso hacen entender), el protagonista, un periodista, anda a investigar sobre ello, por lo cual se hace con un confidente, en este caso un tipo cobarde asustadizo que le entrega un medallón que me recuerda a la moneda pirata de "Piratas del caribe", todo gira entorno a "The lair", un garito de sexo entre gays (en este caso la familia En-Cullen al completo, creo haber visto a Edgardo por ahí, digo, Edward)... El novio hiperceloso del protagonista le acusa de cornearle con el cobarde y va al antro en busca de éste, pero allí es atacado por el jefe del coven vampírico, el cual le da por muerto y lo echan en el sitio de siempre... pero no, el novio no la palma y queda medio zombie en el hospital, el protagonista sueña que vuelve a casa y toma, escena de comida de nabo, todo muy bonito, pero es un sueño...

Mientras tanto en el garito frecuentado por la familia En-Cullen, el segundo de a bordo, una mariquita resentida y celosa, conspira por derrocar al jefe, por eso que quiere ser la reinona del garito y la familia... el jefe se da ínfulas de Bella Lugosi, con un aire a lo "Retrato Dorian Gray" con cuadro y todo, que le representa, mostrando la monstruosidad de sus actos, entonces llega el aspirante a Gay-nona Ryder y ale, toda chupadita de polla, mientras piensa para sus adentro cómo se la va a clavar al jefe, acto seguido cabalga como loca sobre el jefe, tragando lo que la sota de bastos. Aquí los vampiros se convierten porque les chupan la sangre y, mediante un hechizo y el talismán que todos llevan al cuello, vamos que son vampiro brujo-gays...

El periodista habla con su mejor amiga, una chica muy mona a la que el cafre del novio, el típico Rigobertito chulopiscinas cose a hostias en la intimidad y luego pide perdón, y hablan sobre un libro que recoge leyendas y mitos del pueblo y sus alrededores, en el cual insinúa que había un antiguo aquelarre de vampiros y brujas, pero ella dice; "Eso no demuestra que existan vampiros brujo-gays llevando un club de sexo gay en la isla" (frase literal de la serie, ahí he tenido que parar porque me estaba partiendo el culo de risa)... nueva orgía de fontaneros.

El periodista es manipulado por el jefe del coven para que se suicide, pero llega la amiga hetero (creo que la única de la serie, digo mujer) y lo salva. Nueva orgía vampírica, con comidita de... no esta vez no toca polla, sino anilingus (Estos no deben saber que además del sexo se pueden hacer otras cosas, como una conga... vale, mala comparación, un parchís... no tampoco que se comen una y cuentan veinte, la oca... bueno, que hay más cosas que el sexo ¡coño!)... entonces el periodista decide hacer guardia en la habitación del novio en el hospital, no sea que decidan finiquitarlo, el doctor Belmont, junto al sheriff le llaman al despacho del primero, hablan, mientras el jede del coven decide terminar con el bello durmiente, pero cuando lo va a reunir con la mamá de Bambi llega el periodista y lo pilla, este finge ser cardiólogo y se pira...

Total, el jefe vampiro ha creído reconocer en el periodista la reencarnación de su mentor vampírico, un pintor de hace 200 años y cuenta su particular porno-dramón gay sacado de telenovela en el cual se había enamorado de un pintor afrancesado, pero que tras clavarle este la brocha gorda y morderle, él decidió matarle clavándole una estaca (de madera) en el corazón, quedándose con el alma (y el ortal) rotos ¿A quién? al aspirante a Gay-nona Ryder, al cual le da ataque de cuernos, y se va dejando al otro desvariando (y posiblemente haciéndose pajas mentales o no tanto) con el periodista como su amante asesinado por si mismo. Entonces Gay-nona Ryder sigue con si Conspigay plan para derrotar al jefe y le dice al cobarde (que aquí nos enteramos que es humano), que de qué lado se pondrá, este se siente acobardado, pero al final accede a clavársela al jefe.

El Sheriff, un tío rudo y muy varonil, decide pasarse por el garito para saber si puede averiguar algo y ve a uno de los muertos en esta holeada de mordidas en el grupo, el jefe se percata y mientras está disfrutando de una orgía, coge una lanza y se la clava en el corazón, matándolo, luego éste es encontrado en el bosque y el Sheriff pregunta la doctor si realmente está muerto o va a volver a irse de picos pardos, el médico no seguro dice que parece muerto.

El jefe del coven decide "raptar" por inducción psíquica al periodista y lo trae al garito, para intentar convencerlo que es su amante de hace 200 años, como todo va fallando, intenta que con el cuadro que le pintó su amante despierte, pero Gay-nona Ryder se lo ha robado y lo tiene en un almacén a buen recaudo, no sea que se lo roben y así tender la trampa al jefe. Durante lo cual el novio despierta sin acordarse de nada, la amiga de ambos le recoge del hospital y lo lleva a casa. Lo cual aprovecha Gay-nona Ryder para manipularla y que esta lo mate, pero llega el Freddy mazas de su novio, se le pone gallito mientras ella lleva el cuchillo y ella se la clava en todo el corazón, ella recupera la conciencia cuando llega el sheriff y la detiene por matarlo (un personaje que no echaré de menos y que no da aliciente alguno a la serie, vamos que está ahí para matarlo).

Tras escena de, sí, orgía gay (hay una por capítulo), el cobarde le dice al jefe dónde está el cuadro y lo lleva hasta allí, momento en que Gay-nona Ryder le da estacazo en la cabeza y lo empareda vivo, mientras el sheriff ha conseguido orden de registro para el antro. Gay-nona le dice al periodista que va a palmar en nada y se va, pero una fuerza misteriosa le abre la puerta y huye, al rato llega la caballería; el Sheriff, un rockie bastante TONTO y el novio, el Rockie es comido rápido, mientras el periodista ha llamado al doctor y se entera que debe volver al garito, a ver si puede salvar al novio, el sheriff es abatido por el cobarde (que palma, o eso creo) y cuando Gay-nona se escapa convertido en humo, el periodista y el novio miran al sheriff, pero este está muerto, acto seguido el novio le muerde y aquí acaba la primera temporada.

La serie no tiene un argumento especialmente dinámico, sino más bien pausado, un poco más de dinamismo le habría venido mucho mejor, así como unas cuantas subtramas secundarias y algunos personajes son ¿innecesarios? Para ser una serie de vampiros gays en una mazmorra de lujuria y desenfreno, las escenas sexuales no son grotescas, sino más bien tirando a ingenuas, ya que no muestran, al contrario de lo que llegaba a pasar en "Queer as folk". Aunque es de un director tan malo como Fred Olen Ray, no me ha parecido la basura absurda que esperaba, supera con creces a la inefable película de Super Shark, en si es un producto muy mal cuidado, se llega a hacer ameno, pero con un guión más sólido podía haber sido una serie de culto.
Con el final de la temporada me ha quedado ganas de ver cómo seguirá y terminará el periplo de sus personajes.

Comentarios