Piraña II: Los vampiros del mar


Piraña II: El descojone.
Todo este despropósito de película comienza con una melodía que, acompañada de una comida tardía, me incitaba a abrazarme a Morfeo o la almohada, realmente aletargante, un par de bañistas calentorros entran a un barco hundido de noche (ole ahí, con dos neuronas), se ponen a darle al guindo y llegan las pirañas y les cortan ahí el rollo, bueno, el rollo y las tripas, la espalda, las pelotas de Walpurgis... vamos que se dan un festín. Hacen presentación de los dos protagonistas principales en un diálogo sin mayor relevancia, son un hijo y su madre "separada" del padre (o eso dan a entender, sino, pues pobre marido más tarde). Una vieja con sobredosis de hormonas y más salidorra que el asta de la bandera se le insinúa, por así decirlo al de la piscina.
Un padre y un hijo, un tanto salvajes los pobres, comienzan a tirar dinamita al mar , para pescar ahí, sin tener que esperar horas a que piquen (¿quién no lo ha hecho?) importándoles tres cojones de mosca lo que haga la dinamita en el ecosistema, total, Hollywood ya pagará los sobornos pertinentes... Pasan a una escena de playa donde una tía sin mayor sentido del ridículo que de la vergüenza ajena, hace la escenita clásica de "me ahogo" para atraer al pringadillo de turno al cual cree un adinerado médico (esta subtrama es
todo relleno, al final, ni palman siquiera).
El jefe del hotel/resort hace un debriefing sobre la que es la fiesta estrella, esperar a que unos peces salten del agua a fornicar, momento en que, a modo cortarrollos, los humanos deben coserlos a palos, joderles el polvo y cocinarlos, todo muy civilizado y bonito, sí señor, a mí me joden un polvo y MATO.
Escena ¡tetas!, de hecho, dos pares de tetas, muy bonitos sea dicho, pero eso, para hacer "bulto". La portadora de tan turgentes senos entra a la cocina del resort a chingar lo que pueda de comida, es sorprendida por el cocinero, un pardillo con ciertos problemas de dicción el pobre, al que ella promete sexo salvaje a cambio que n ose chive, el pobre que debe mojar menos que el sol accede y le dice que les llevará la cena.
Inmersión en el barco de la primera escena, esta vez un grupo de buceadores, encabezados por la mujer protagonista, pero como siempre y tirando de cliché, el típico subnormal que no hace ni puto caso va por su cuenta, claro cuando ella va a buscarlo, las pirañas le han comido hasta el alma.

La protagonista quiere ver el cadáver, pero el jefe de policía (su marido) le dice que nanai, así que por la noche ella se acerca a la morgue y tira de tarjeta de crédito para entrar, sí, fuerza la cerradura de la puerta, le acompaña uno de los buceadores, sacan fotos, les pilla una enfermera afroamericana y los echa, va a volver a guardar el cuerpo y aparece la prima de alien el 8º pasajero, le sale del tórax al finado y le muerde el cuello, luego se da el piro volando, como si la cosa no fuera con ella. La prota se folla al buceador, es que se siente sola...y pasamos a la escena en la que una de las chicas del topless de antes escucha sonidos raros y como "gaviotas", pero no ve nada, se le erizan los pelos del cogote y siente miedo, pero en vez de guarecerse, se queda, a ver si se la comen, dicho y hecho, aparece un pezón volador caníbal de estos, le muerde del cuello y la tira al mar, cuando su amiga intenta acercarle un bichero, llega otro pezón ensirocao y se le lanza, pues sí, al cuelo de nuevo, la tira al suelo y que siga la fiesta. El poli encuentra el barco y lo que queda de la ladrona.Vistos los acontecimientos se le advierte al dueño del resort, este hace lo más lógico, despedir a la persona que intenta advertir del peligro (un pin para el señorito). Ella vuelve al barco a ver si consigue fotografiarlas, una de ella se le abalanza y le muerde la aleta, el buceador con el que se acostó le sale al rescate y llegan a la superficie, ella quiere volver, pero entonces él le explica que son una mutación genética realizada por el ejército y que tienen casi hasta gatchets, vamos que se merendarían al tiburón de Spielberg con guarnición de Moby Dick. Encuentran prueba que encima son voladoras, pero el tío del resort que no, que las cosas seguirán su curso (si es que estos peseteros siempre igual).
Nueva escena, muy al estilo manga, en la que se ve pasando por detrás de la víctima a los pezones voladores, cuando crees que ya se ha librado, ataque al cuello, caída a tina y banquete. Los protagonistas deciden apostatar vigilantes para asegurar el perímetro, el siguiente, como no, tenía que ser el vigilante solitario (en este caso medio estúpido, porque si oyes ruidos raros provenientes el agua y burbujeo, no eres tan subnormal para meterte) que, además, ocmo la mayoría de víctimas, es afroamericano. La protagonista llama por radio a dicho vigilante y este no responde y, como siempre, en vez de extrañarle, sigue como si nada ¿Pero tú eres subnormal? ¡Coño, si no responde es que se lo han merendado al pipil! Total que se está celebrando la fiesta jodepolvos, pero como es lo tópico, lo que salen son una bandada de pezones ensirocaos y más hambrientos que Carpanta y comienzan a comerse a la gente, entre ellos un rastafari blanco, cunde el pánico, aparece el graciosete de la dinamita, ya no tan contento ocn el cuerpo devorado de su hijo en brazos y jura vengarse... y ¿Cómo lo hace? pues lo más lógico, se deja comer quedándose delante de las pirañas sin hacer nada (Si el que es tonto, es tonto).
El científico y la prota, aprovechando que los pezones empitot...digo, ensirocaos, se están dando la fiesta madre de bufett libre en la playa, se desplazan hasta la base secreta de las pirañas y la llenan de cargas explosivas de dinamita, pero claro van a salir y las juerguista estaban volviendo a casa que al día siguiente tocaba madrugar para ir al cole, entonces ven a los allanadores de morada y claro, deciden arrinconarlos, para llamar a la poli, pero claro, iban de speed hasta las trancas e intentan comérselos, ellos huyen barco a traviesa, pero cuando ella está por salir, él se queda encajado y aquello se vuelve más rojo que la mujer aquella del anuncio de compresas, ella huye, pero el poli (que se ha cargado un helicóptero así by the face) y ya ha encontrado a su hijo, decide que no puede esperar y arranca, ella coge a tiempo el ancla, mientras detrás comienza a explotar las cagar, cuando se alejan lo suficiente él cree que ella a muerto, pero sale a superficie sana y salva, ¡con dos cojones, di que sí! da igual que la explosión submarina hubiera tenido que reventarla por dentro, es la prota y debe sobrevivir incluso a eso.


Lo más gracioso es que Piñara 2; el descojone es obra de un James Cameron antes de dejar las drojas. Sí, el mismo de Termina-aitor (Que necesito el baño o me cago), Titanic (o como dejar helado a tu chico en la primera cita), Aliens; El regreso a Howard end o Avatar, más conocida como los pitufos esos ciclaos naturistas.

Comentarios