El Encargo (2014)


Thriller Cleenex


Estrenada limitadamente en pantallas grandes de nuestro país "The Bag Man" o "El Encargo" es un thriller indie de mafiosos, barato, oscura fotografía y que aunque pesado y bizarro (en el mal sentido) consigue entretenerte hasta el final, aunque en los últimos compases ya poco te importe que maten a uno o a otro. Lo que yo llamo cariñosamente un thriller cleenex, o lo que es lo mismo, de usar y tirar. Difícilmente recordable.


Un mercenario de poca monta (John Cusack) recibe un encargo de un mafioso de élite (Robert De Niro), conseguir y custodiar una bolsa hasta que éste vaya en su busca con una única condición, queda prohibido mirar en el interior de dicha bolsa. Usando este recurso como macguffin guía de toda la cinta y siguiendo la línea de "películas en moteles de carretera" al film del debutante David Grovic le falta el frescor necesario que debería de tener una propuesta caricaturesca y desprejuiciada como esta. Y es que como ya muy bien nos dijo el amigo Isaac Vicente Sánchez Gómez la poca lógica con la que se desarrollan los acontecimientos sobre la misión mafiosa que se le encarga a Cusack es aplastante. ¿Si no sabes ni que objeto tienes que entregar como estar seguro que tienes el objeto correcto? Todo en conjunto es un distraído escaparate de momentos forzados, clichés varios y alguna que otra locura, véase "el momento Crispin Glover".


Una vez que Cusack se planta en el motel (donde transcurre más del 80 % de la película) el ritmo se vuelve tedioso, aunque en ocasiones te diviertas, gracias en parte al mismo John Cusack  con el que se empatiza y consigue sacarle "un algo" a la película. Pronto aparece como drogada la brasileña Rebecca Da Costa que le da algo de frescura al argumento pero que en el fondo, de ella nos interesa todo menos su historia, cogida con calzador en su mayor parte. El más listo de la función es De Niro, que se lo pasa en grande y que viendo el cartel del film y como deambula su carrera en la actualidad ya sabíamos que sus apariciones iban a ser contadas. Dicho y hecho. El que sorprende y de verdad es Dominic Purcell, que aparece de la nada para interpretar al sheriff malote de turno, un papel que le viene como anillo al dedo y del que sale muy bien parado.


En resumidas cuentas, un film que se ampara en sus dos grandes monstruos para que con una historia bastante sencilla y localizaciones contadas conseguir como digo más arriba distraerte por lo menos hasta el final.

NOTA: 5 


Comentarios