Dios es chino


Un ciudadano de China (elevado inmediatamente al nivel de dios) se gastó el fin de semana pasado el equivalente a 30.000 € en entradas para el nuevo film de Michael Bay: "Transformers: La Era de la Extinción".

Al parecer el motivo de tal acto fue simple despecho con su ex-novia. En el ya lejano 2007 la tipa decidió cortar la relación sentimental que tenía con el por que según ella este no tenía ni para invitarla al cine. Siete años después, el pobre abandonado está forrado de pasta y ha decidido para demostrar a su ex el dinero que tiene (y lo que esta se ha perdido) gastarse en el cine esa cantidad... y que mejor que hacerlo en el nuevo y esperado film de nuestros queridos Transformers (en el que recordemos que aparece por primera vez en la saga un Dinobot). Paramount debería de estudiar hacer un monumento a este amarillo al que ya le deben un 0,01 % de la taquilla que haga el largometraje.

Lo dicho... si realemente existe Dios, es chino.. y le gustan los Transformers.

Comentarios