¡Cartelicos!: Misery (1990)

Y nos quejamos de las "Bilivers".