Room 237 (2012)


Tras mucho meditar el hacer o no hacer esta reseña, decido lanzarme a la palestra para finalmente hacer la crítica del (falso) documental de la mítica película de Kubrick. Lo que tiene el estar aburrido en casa un sábado santo. 
¿Por qué no hacerla? Pues por el simple motivo que lo que vemos a lo largo del documental, todo, es una sarta de mentiras. Mentiras que pese a estar bien encadenadas y mejor argumentadas por supuestos expertos en la materia (también mentira), usando como base el film de "El Resplandor" para exponer, pero no dejan de ser mentiras.

No es fácil que te crean cuando todo es mentira.

El documental habla de lo que se encuentra detrás del film "El Resplandor", aunando todas las leyendas urbanas que circulan en torno al mítico film de culto. Si Kubrick quiso hacer un alegato a favor de los nativos americanos, la eterna incógnita a cerca de sí fue responsable del (falso) aterrizaje en la luna, las similitudes con el holocausto...mil y un teorías condensadas en este documental, en el que "expertos" estudiosos intenta darlas por válidas mediante a múltiples ejemplos repartidos (o no) a lo largo y ancho del film. Lo malo es que tal y como está estructurado, mediante capítulos en los que se desarrolla la exposición de estos expertos, acabe por resultar su principal fallo. Se nota que los responsables del documental han hecho un trabajo de investigación enorme, exponiendo sin cesar datos, datos y más datos, pero es una cosa que acaba por resultar un caos para el espectador al no poder asimilar este tantos nombres y tantos hechos en tan poco tiempo, y en ocasiones esto sucede en un mismo capítulo. Recuerdo que en un momento dado, uno de ellos está diciendo que la película debería ser vista de atrás a delante, y luego intercalan con otro que te explica las similitudes con el holocausto para continuar con una que habla de la obsesión de Kubrick con el mito del Minotauro, sin darnos opción alguna de obtener una conclusión a la que agrrarnos acerca de esas tres cosas.
Es cierto que hay capítulos que merecerían tildarse de buenos, al menos los que mejor funcionan, como el de Kubrik intentando "admitir" su participación en el tema del Apollo 11, el momento en el que se nos hace un croquis de la casa o cuando un se hace un análisis de un personaje secundario sin apenas diálogo, en los que denotan un sentido del humor muy fino y que hubiera sido el mejor rumbo a tomar visto lo visto.
En resumidas cuentas, un trabajo que únicamente debería de ser visto por el fan del film de Kubrick. El resto del público únicamente logrará salvar algunos pasajes dentro de su caótica estructura por capítulos, y que acabará por saturaros con el abuso de datos sin contenido. Una pena, porque un poco de sentido del humor le hubiera venido bien para hacer más amena la experiencia.
Eso sí, no os lleve a la confusión: 
TODO ES MENTIRA.

NOTA: 3


Comentarios