Oh, sweet Lucy

Scarlett Johansson a parte de ser ya el icono sexuarl de nuestra generación, incluso comparable a Marilyn Monroe (ay, lo que ha dichooo), poco a poco le está cogiendo el gustillo al bello arte de reventar ombligos desde que en dos mil diez acompañó a Robert Downey Jr. en "Iron Man 2". Pero no os preocupéis fans de la Scarlett indie, ya que compagina estos roles más movidos con peliculillas de corte dramático, véase "Chef" (Jon Favreau, 2014), "Under the Skin" (Jonathan Glazer, 2013) o en "Her" (Spike Jonze, 2013), en la que interpreta al iSO con la voz más sexy del mundo.

La trama nos sitúa en el punto de vista de Lucy, una pivón joven que un día es secuestrada por ¿la mafia? ¿la yakuza? ¿un cartel coreano?, bueno, no sabemos quienes son, pero obligan a la chavala a ejercer de mula y transportar en su interior una peligrosa droga de efectos desconocidos. Tras una brutal paliza, una de las bolsas que contiene la droga se abre, y esta, en vez de matarla que sería lo lógico, otorga a Lucy unas capacidades que van más allá de lo humano, y que gracias a ellas logra escapar y trame una venganza contra aquellos

Entre esta, "Limitless" (Neil Burger, 2010) y "El lobo de Wall Street" (Martin Scorsese, 2013), me hacen poner en duda eso de que las drogas son malas. Luego pongo un poco Telecinco y se me pasa.

Acompañan a Johansson Diox en persona, Morgan Freeman, y Choi Min-ski ("Old Boy", "Nameless Gangster", "Encontré al demonio" y mil más), dos de esos actores con los que hay que tener cuidado o te roban la escena sin que te des cuenta.

Dirige Luc Besson, autor de "León: El Profesional", "El Gran Azul", "El Quinto Elemento", que vuelve a la dirección de acción pura y dura (con mujeres) tras su incursión en el drama gansteril con "Mala Vita" y esa basura que es la trilogía de "Arthur y los Minimoys".


BONUS TRACK: No me he podido contener.



Comentarios