RoboCop (2014)



El principal reto al que me me enfreto cuando me toca hacer la crítica de este "RoboCop 2014" es el de no hacer mención o comparación directa con la película en la que se "basa", muy libremente eso sí. Una tarea ardua puesto que la cinta de Paul Verhoeven a día de hoy sigue estando vigente pese haber pasado casi treinta años desde su estreno, y, en definitiva, siendo todavía un peliculón como la copa de un pino. No en vano es de esa clase de películas que la programan un domingo por la tarde en la tele y acabo sentado (tumbado) en el sofá, viendo embobado como el agente Murphy es masacrado de la manera más gráfica por Clarence Bodickker y su banda...eran otros tiempos. Aclarado ya este tema, prometo que desde este punto no volveré hacer mención alguna a la película de Verhoeven, puesto que, como he dado a entender al principio, eso sería una pérdida de tiempo. El Robo que aparece aquí no está basado al cien por cien en el de la historia que vimos, dando lugar al error que han cometido muchos al criticar este film, y lo cierto es que esta opta por tomar otro camino; uno probablemente más épico, heroico y sin rastro de mala leche, cosa que estaba clara desde que salió el primer trailer, pero no por ello carente de interés.

OTRO ROBOCOP

La historia nos traslada a un "Nuevo Detroit" asolado por el crimen, y en dónde la OCP, pese a ser una de las mayores importadoras robóticas-militares en el extranjero, no consigue implantar su dominio por culpa de una ley que prohibe el despliegue de robots militares en terreno estadounidense. En un golpe de creatividad, a las cabezas pensantes de la OCP se les ocurre que no desplegarían máquinas, si no hombres-máquinas. Ahora encontrado un sujeto adecuado, encarnado por agente de policía Álex Murphy, y con la ayuda del doctor Norton, la compañía se dispone a crear al arma definitiva contra el crimen: RoboCop.
Tras barajarse el nombre de Darren Aronofsky como director de la cinta, que acabó declinando por dirigir "Lobezno: Inmortal" , película que tampoco acabó por dirigir, Sony optó por darle un toque más novedoso-exótico y contrató a un semidesconocido director brasileño llamado Jose Padilha para que orquestara este resurgir del policía robot. Padilha venía de dirigir dos de las mejores películas de acción de la década pasada con permiso de "El caballero oscuro", "Tropa de élite" y secuela, con las que acabó por ganarse los galones de director de acción, para posteriormente ofrecerle un salto a Hollywood por la puerta grande con esta película. Para ello contrató a un plantel de actores, que, si bien no eran de la clase AA, salvo Jackson y Oldman, si ofrecía calidad y solvencia por los cuatro costados, pero, aquí llega el problema, siendo un director de acción física ¿cómo se manejaría entre tanta escena con ordenador? Pues visto el resultado final, bastante bien. Sólo con ver la escena del principio en Irán (o Irak), en la que la cámara pese a sus travellings y a sus planos detalle, deja ver la acción de manera fluida, como si estuviéramos viendo un "Tropa de Élite 3.0", y en la que no está exenta de violencia, incluso se cargan a un crío. Lo malo llega cuando la trama se pasa a Detroit, cuando las escenas se vuelven más pausadas y la acción brilla por su ausencia. No digo con esto que Padilha no sepa desenvolverse con los diálogos, al contrario, las charlas entre Murphy y Norton son intensas a más no poder, pero se alarga mucho con la exposición y menos con la realización, cosa por la que se acaba resintiendo la película, que llega a su clímax final a medio gas, defraudando mucho cuando vemos el final con el que acaba. Supongo que todo ello será debido a que la productora ha limitado al director y ha pasado mucho la tijera, cosa por la que se quejaba al inicio de la filmación, y no le han dejado ser todo lo desatado que debiera, desencadenando en un final que acaba dando bajona. Aún así, por suerte nuestra, previamente hemos visto tiros, conspiraciones, traiciones y muchos más tiros, así que al menos en eso, el director de "Tropa de Élite" cumple con creces.
En el guión encontramos al novato Joshua Zetumer, el cual tiene su primera oportunidad en la gran pantalla con esta película, y podría decirse que, pese a hacer una historia manida hasta el absurdo, al menos, siento romper mi promesa, no intenta copiar a la original, añadiendo detalles que la hacen opuesta a la de mil novecientos ochenta y siete, y que por lo visto han cabreado a los que esperaban una copia idéntica...los hay raros. Se agradece a Zetumer también que haya metido los insertos de Samuel L. Jackson y las tramas corporativas de la OCP para que esta película no quede carente de (fina) crítica social, pero la caga cuando intenta hacer momentos que se pasan de dramáticos, es decir, cuando por ejemplo vemos las cuestiones morales a las que se enfrenta el personaje de Gary Oldman cuando hace que este nuevo RoboCop no sea más que un arma al servicio de la corporación, o cuando un Murphy reconstruido vuelve a su casa y es recibido por su familia aún en estado de shock. Sobre el papel supongo que quedarían bien, pero en pantalla fracasan estrepitosamente al ofrecernos unas escenas, que a fin de cuentas, no le añaden más trasfondo al personaje que el que ya hemos visto previamente en otras escenas, reiterando algunas cuestiones, como el ¿quién maneja al traje?, llegándotelo a explicar hasta en tres escenas consecutivas. Ese fallo ya lo he visto en unas cuantas películas actuales en las que se echa por tierra la narración por sobrexplicar tanto las cosas, en lugar de sorprender al espectador, con la insinuación de detalles argumentales a lo largo de la película. Un fallo que no le resta interés al cojunto, ya que al menos deja ver que han intentado salirse de la línea marcada por Verhoeven, optando por otra trama en las que afloran motivaciones desconocidas en lo que respecta a la el personaje.
De los actores diría que todo el plantel están correctos en sus roles, aunque sí es cierto que en los casos de Abbie Cornish o de Jay Barruchel vi un menor desarrollo de sus personajes que en principio sí esperaba, pero eso ya será más cosa del guión que de los actores. Quisiera destacar la labor de Joel Kinnaman, que hace aquí a mi parecer una gran actuación, primero siendo Murphy y luego RoboCop, dando en ambos casos destellos de genialidad, como es el momento en el que le es mostrado lo poco que queda de su cuerpo. Una escena escalofriante en la que tanto Kinnaman como Gary Oldman (del que hablaré luego) demuestran los actorazos que son en tan solo unos minutos. Otros a los que merece la pena destacar serían un ¿recuperado? (lo de recuperado es de coña, si no ha parado de currar) Michael Keaton, que aquí ejerce de carismático villano, aunque al final se le vaya la madeja...mucho, y el siempre efectivo Gary Oldman que aquí ejerce de constructor y confidente de Robo, al que no le sobran cadáveres en el armario. Lo que más me rechina es lo poco aprovechado que está Samuel L Jackson en el rol de presentador de televisión sensacionalista, que no cuesta verle el plumero como una crítica a los medios de comunicación actuales con esos discursos/monólogos ultraconservadores. Da pena que su participación en la película no llegue ni a quince minutos, aunque eso sí, aprovechado al máximo ya que es él quien abre y cierra la película, cosa de agradecer porque no creo que haya actor actual al que se le den tan de puta madre los sermones.
Ah, se me olvidaba, atentos a la reversión que se marca el compositor habitual de Padilha, Pedro Bromfman, de la partitura de la película original. Está cachonda.

LA CHAPA NO HACE AL POLICÍA

En resumidas cuentas es una película entretenida, que no creo ni que intente superar a la original puesto que ambas juegan en ligas diferentes y en ningún momento intenta pisarla, si no el dar un punto de vista diferente, aunque falle. Si no lo veis así, al menos os quedará el consuelo de que no es ni tan chapucera como la segunda parte, ni tan mierda como la tercera, y eso que esta también tiene un niño pera en la trama.
Entretenida, y pese a flaquear en momentos en los que se intenta dar emotividad y en su final, contiene unas escenas de acci...¡Joder! ¿SOY AL ÚNICO QUE LE CABREÓ QUE EN LA SEGUNDA DE ROBOCOP NO TUVIERA UN TERCER ACTO?¿¿Y QUÉ NARICES HACÍA EN LA TRAMA ESE NIÑO-CAPO DE LA DROGA?? Y ENCIMA LA DIRIJE EL TIPO DE EL IMPERIO COTRAAT...que la veáis, que no es tan mala como dicen.

NOTA: 7

Comentarios