El Consejero (2013)


El último trabajo de Ridley Scott ha sido uno de los más apaleados por la crítica general. Algo insólito de explicar tras ver el elenco de lujo del que se nutre la producción y que el cartel del film muy inteligentemente deja ver. Antes de nada, aparte del ya nombrado realizador de “Alien, el octavo pasajero” en realizaciones de dirección, el libreto esconde tras de sí a Cormac McCarthy, responsable de las novelas adaptadas “La carretera” y “No es país para viejos”.

 Esta vez con  “El consejero” no nos enfrentamos a una adaptación de novela como con los dos títulos anteriormente citados, sino a un guión cinematográfico llevado a cabo por el propio McCarthy. Una vez situados, nos encontramos con el brillante reparto elegido para el film. Personajes muy vivos recitando diálogos que aunque algo alargados, no dejan de ser interesantes y peculiares, con fuerza.  Algo muy necesario en un film violento pero con secuencias de acción prácticamente inexistentes. Para comprender y canalizar el mal recibimiento de la crítica mainstream a “The counselor” es necesario mentar uno de sus principales defectos y lo que más la hace fallida, aunque solo sea en mi opinión una pequeña porción del pastel. Me refiero a los mimbres internos que hacen que se desencadene el desarrollo del nudo, aquí este proceso no queda muy claro y puede llevar a decepción a muchos, comprensible. También destacar negativamente el crisol de tópicos presentes en la cinta, de los que se va picando poquito a poco para permitir a su trama el avance. Aunque he de decir que es un conjunto llevado a cabo en una buena atmósfera y con un ritmo interesante gracias en gran parte a sus excepcionales diálogos. La parte positiva de este thriller tex-mex se la llevarían varios de los siguientes elementos: el muestreo de unas localizaciones potentes, perfectamente fotografiadas y que junto con el buen hacer de los actores implicados y la acertada banda sonora hacen que el film tenga un visionado apacible y estimulante, entretenimiento funcional, algo muy inferior de lo que podríamos esperar de una producción de estas características aún así. 
En lo que sí está a altura es en dos secuencias dispares spoileadas a continuación; tal vez una de las mejores escenas eróticas jamás filmadas, y no me refiero a la pedante primera secuencia entre Fassbender y Cruz sino a la ultra-sexy Cameron Diaz teniendo sexo con un coche, repito, sexo con un coche. Una experiencia audioVISUAL. Y una de las mejores muertes que ha dado Hollywood en los últimos años, (sin contar la de los tíos que mueren en las fauces de tiburones que viajan a toda velocidad sobre tornados) hablo del asesinato de Westray (Brad Pitt) llevada a cabo por un cableado asesino que tras entrar en bucle no para de estrangular al desgraciado personaje hasta el punto de amputarle varios dedos de la mano y cortarle la cabeza, aunque esto último queda en elipsis. 
Elipsis, muchas de las secuencias importantes de esta película pasan por este recurso cinematográfico bueno para el desenlace de las mismas que es lo que se muestra, malo porque tal vez sea excesivo. Mientras que las secuencias actorales quedan más en aprovechar el talento del reparto para los infinitos diálogos que en varias ocasiones pecan de querer alentar lecciones al espectador de manera muy gratuita. Hablando del talento del reparto, con un Bardem cumplidor en su excéntrico personaje, un Brad Pitt en su salsa encarnando a un personaje fácil y disperso en sus apariciones. La verdadera diferencia se marca con Fassbender y Diaz, ambos en estado de gracia y con la decepcionante Penélope Cruz, que aparece y desaparece sin que nada te importe lo más mínimo sobre ella.  En conclusión, puede gustarte o no, puede que alcanzara sus expectativas o no, lo que sí es cierto es que hay algo atrayente y abstracto en “El consejero”.


PD: Se recomienda un segundo visionado para mayor disfrute del producto, disculpen las molestias.

Comentarios