Sherlock (3ª Temporada)




Creo que esta es la primera reseña que hago sobre una serie de televisión en este blog, no ha sido por falta de ganas puesto que soy una persona que consume muchas series a la vez, pero que para mí supone un reto el hacer una reseña de un capítulo de duración que rinde los veinte o cuarenta minutos, debido a que estoy acostumbrado a hacerlos solo de películas de una duración que supere la hora de metraje, y ya me cuestan.
Raro, ¿verdad?
Pese a eso, este nuevo año he querido "desafiar mis límites" y voy a empezar a hacer también reseñas de series, ya sea dependiendo de un capítulo en particular o de la serie en total, así que hoy optaré por el primer caso y os hablaré del primer capítulo que vi en dos mil catorce, titulado "The Empty Hearse". 
El primer capítulo de la tercera temporada de la serie británica "Sherlock".

NO ESTABA MUERTO

Lo que más me gusta de esta serie es el uso que le dan a la mitología del personaje creado por Conan Doyle. Desde su comiezo, ya sea dando una vuelta de tuerca las tramas o cambiando el punto de vista de la resolución, la serie hace que las novelas del detective sean la base para que el guión de Moffat haga el resto, encajando a la perfección. La verdad que hace mucho desde que leí la novela en la que se basa el capítulo, y poco o nada recuerdo, pero sí hay ciertos fragmentos que sí, como la pedida de mano por parte de Watson, la desaparición de Moriarty o el ataque a la cámara de los Lords (que ya se veía en la película de Ritchie) que son adaptados con mucho acierto, aunque cómo digo, no lo recuerdo y tendré que volverle a echar un ojo al libro.
El principio del capítulo se inicia con una especie de falso Flashback en dónde vemos cómo hizo el detective para fingir su "muerte", falsos Flashbacks que veremos durante todo el capítulo (gigante ese idilio entre Sherlock y su némesis), hasta que este es rescatado por Mycroft, y de nuevo reaparece a la vida pública tras dos años en los que estaba desbaratando la red de Moriarty, y que ahora tiene que hacer frente a un inminente ataque terrorista que sacudirá Londres dentro de poco. por cierto, pese a que muchos alegra ver de nuevo a Sherlock, entre ellos Lestrade, esta reaparición no es llevada del todo bien por Watson, ya que sucede mientras está a punto de pedir en matrimonio y Sherlok se aparece como meitre (ese acento francés es la monda), y en dónde vemos lo profundamente tocado que ha quedado el buen doctor tras los dos años en los que daba por muerto a su amigo. La actuación tanto de Freeman como la de Cumberbatch es impecable, y nos recuerda la pedazo de química que tienen estos dos, y que se les suma la actuación de Amanda Abbington, que hace suya esta Mary Watson, complementando a estos dos como tercer vértice de este triángulo "amoroso", y que te gana desde esa mirada entre piadosa y diligente que le dedica a Watson cuando este ve a Sherlock. Da cierta pena que apenas salga en pantalla o interactue con el detective, aunque he de admitir que está bien dosificada y tiene momentazos como el rescate de Watson que a punto está de ser quemado vivo.
Los demás actores lucen de manera impecable durante sus minutos en pantalla, pero son Louise Brealey y Jonathan Aris quienes se ganan de calle todos los aplausos; la primera por sus minutos en los que ayda a Sherlok como si fuese Watson, mientras le dice que ha pasado página y ha encontrado a alguien, y el segundo por sus teorías cospiro-paranoicas sobre la preparación de la muerte de este que mencionaba al principio.

ELEMENTAL

La verdad que me ha encantado de principio a fin este capítulo. Su guión, su dinamismo, su frescura, sus diálogos, los personajes...todo lo que hace de esta serie una de las mejores que se pueden ver hoy en día sigue ahí, e incluso mejor que nunca, cosa que queda patente cuando vemos lo bien resuelto que está el tema de la aparente muerte, el caso de las bombas en el metro o los múltiples paralelismos con "V de Vendetta", además de añadir más escenas de peleas dialécticas (o jungando al Operación) entre Mycroft y Sherlock, a los que incluso conocemos a sus padres. 
Por cierto, atención a ese enemigo en la sombra que aparece en los minutos finales y que es el responsable directo del secuestro y la casi calcinación de Watson. Creo que sé quién puede ser, pero por ahora sólo es una teoría.

En resumen un gran inicio de una magnifica serie, a la que espero con ansias su segundo capítulo.

NOTA: 10

Comentarios