La vida secreta de Walter Mitty



Me ha encantado esta película.

Mucho.

Conmovedora, alucinante, fantasiosa, creativa, sorprendente y varios adjetivos positivos más son los que le adjudico a la película dirigida por Ben Stiller, un director que se desenvuelve de maravilla tanto en la comedia ("Zoolander" y "Tropic Thunder", ambas geniales) como en el drama ("Bocados de Realidad"), o demostrando que puede aunar los dos géneros sin que le tiemble el pulso, siendo ese el caso de esta película; una sutil comedia (no de carcajada) con unas gotas dramáticas (pero no de llorar), envuelta toda en una historia que nos demuestra que la voluntad del hombre es mayor incluso que los límites que nos pone la vida/nos autoimponemos.

NO SUEÑES DESPIERTO

Este "Walter Mitty" nos habla del inicio de un viaje existencial que comienza un gris oficinista de la revista Time. Por avatares del destino nunca ha podido definir su identidad y fantasea despierto simulando que es el gran hombre que siempre quiso ser. Un día comienza un viaje que le llevará de una punta a otra del globo en busca del negativo que servirá como portada del último número de la revista, y que también le servirá para encontrarse a sí mismo.
La mayor virtud de esta película reside en su capacidad de sorprendernos. Nunca sabemos si lo que vemos es real o parte de la imaginación de Walter, jugando con la dualidad entre sueño-realidad. Ver las ensoñaciones en las que Walter pelea contra el hombre que va a cerrar Time, primero en el ascensor y luego en las calles de la ciudad (destrozándolas a su paso) , o el momento en el que el su amada Cheryl (Kristen Wiig) toca la guitarra para animar al protagonista a coger un helicóptero pilotado por un borracho, son escenas que contrastan con las escenas de la realidad en las que, por ejemplo, un Walter lanzado desde un helicóptero pelea contra un tiburón ¡usando su maletín! o cuando este utiliza un monopatín para bajar una carretera en cuesta, demostrando que la realidad supera (y mucho) a la ficción.
La dirección de Stiller ha mejorado bastante en estos años sin ponerse tras la cámara, y eso se nota bastante durante las escenas de dramáticas. No digo que antes las hiciese mal, pero sí que ha aprendido ha darles mayor intensidad a los momentos que requieren una carga emotiva, como es el caso del encuentro de dos personajes casi al final, haciendo además que empaticemos antes con el protagonista.

VIVE

Referente a los actores, decir que Stiller se ha reservado un caramelo de personaje, cosa lógica dado que es él el director, y sorprende verle en un registro más dramático que nos tiene acostumbrados, incluso más que en "Greenberg". El personaje de Mitty comienza como un oficinista gris que, situación tras situación, evoluciona en una persona segura de sí misma, capaz de realizar lo imposible por lo que cree, pero es cuando se interrelaciona con otros personajes es cuando Stiller alcanza las mayores cotas de su interpretación. Ver a Walter con su madre (magnífica pero breve Shirley MacLaine) o todas las charlas que tiene con Kristen Wiig, sean ficticias o no, demuestran (si ya no se sabía ya) que Stiller es un actor como la copa de un pino, aunque da cierta pena que no haya sido ni nominado para algún premio de importancia.
De los demás actores destacar que la mayoría son actores especializados en comedia y que aquí demuestran como Stiller que pueden hacer más Kristen Wiig hace de interés amoroso del protagonista y que nos encandila con esos ojazos desde el minuto uno. También tienen breves papeles Adam Scott, que brilla como "villano" de la cinta, Kathryn Hahn como la hermana del protagonista o Patton Oswalt en un papel casi de cameo. Destacar también a Sean Penn que con su aparición casi al final nos deja boquiabiertos, aunque no sé si por lo que dice o por la revelación que hace.
Por cierto, dicha revelación supuso para muchos que me acompañaban lo peor de la película. No diré que es, pero sí que es cierto que te deja un pelín (a mí no mucho) decepcionado porque el devenir de los acontecimientos que han llevado a Walter se interrumpe allí de manera abrupta. Y pienso yo; visto que el final no es satisfactorio ¿no es las importante el viaje para llegar a él?

A TODOS LOS LUGARES

En resumidas cuentas, una película que me ha encantado, aunque comprendo que haya gente a la que no al considerarlo de otra manera, pero lo dicho, para mí fue una película genial para acabar el dos mil trece.

Nota: 8

Comentarios