99- El muro

 

- Título original: Pink Floyd The Wall.

- Dirección. Alan Parker.

- Guión: Roger Waters

- Intérpretes: El grupo Pink Floyd y unos cuantos más, entre ellos Bob Hoskins.

- Año: 1982.

- Duración: 99 minutos.

- ¿De qué va la película?

Geldof hace un repaso completo de su vida, de sus pensamientos, miedos e ideas.

- También conocida por...

El musical (¿musical?) de Pink Floyd.
La de los martillos que salen en ese capítulo de los Simpsons.
The Pink!.
Drogas, sexo y Rock&Roll.

Si bien, en muchos casos, se ha dado que encontrarse con una película que ensalza un grupo de música o artista en particular ha resultado un ejercicio mercenario para ganar dinero rápidamente en taquilla. Llamémoslo "This is it", llamémoslo los engendros que hacen de Justin Biber, llamémoslo "Love me Tender" (Robert D. Webb, 1956) o (la más honrosa a mi parecer) llamémoslo "¡Qué noche la de aquél día"! (Richard Lester, 1964) ; todas ellas son productos de merchandising, un mero pretexto de los productores para usar a una estrella del momento y así lograr un éxito descomunal entre los fans. Pero como digo esto, también digo que hay otros casos puntuales en los que, sorprendentemente, el resultado es de una calidad abrumadoramente positiva.

El ejemplo de este film.

No hay que equivocarse, esta película está hecha por y para ensalzar la música de Pink Floyd, sin embargo, lo mejor que tiene es que no es una consecución de sucesos o videoclips sin un sentido como era "Moonwalker" (varios, 1988). Más allá de eso, el film nos cuenta la historia de cómo un hombre es influenciado a lo largo de su vida hasta convertirse en una especie de Tirano/Dictador para sus fans. A modo de collage, se nos presenta una serie de eventos en los que se nos muestra con todo lujo de detalles el miedo, la opresión, la venganza, la depresión y, por supuesto, el odio más visceral con sus consecuencias directas: La ira y la guerra.

Aunque nunca ha sido una película tan recordada como otras películas de este género, la cinta de Alan Parker ha dejado una gran cantidad de escenas grabadas a fuego entre todo aquel que la ha visto. El inicio en el que se compara una concierto con el ir a la guerra, esa imagen melancólica de Pink sentado en la cama, el profesor picando a los alumnos o la archiconocida marcha de los martillos al son de la música...mil y un ejemplos que dejan claro su título de película de culto.
Es cierto también que su argumento no es para todos los paladares. Hay ocasiones en las que la historia es muy densa (la cantidad de información es demasiada), y en otras se deja que sean las imágenes las que hablen por ellas mismas, dificultando en ocasiones que podamos seguir el hilo. De todas formas, esta película es una pieza indispensable ya no sólo para todo fan de este grupo en particular, si no para todo aquel que ame la música en general.
Aunque sea para no parar de tararear su música durante meses.


- Si te gustó esta, te gustará...

"¡Qué noche la de aquél día"! (Richard Lester, 1964)
"Metallica Through the Never (Nimród Antal, 2013)
"Yellow Submarine (George Dunning, 1968)

Comentarios