La cabaña en el bosque



Tras mucho tiempo, demasiado diría yo, por fin se ha estrenado en nuestras pantallas La Película sobre "casas en el bosque" que dirigió de forma magistral Drew Goddard en dos mil nueve, y creerme:

La espera para poder verla en todo su esplendor ha merecido la pena.
Mucho tiempo sin duda desde que en el lejano dos mil nueve fuese anunciado a bombo y platillo este título, pero por avatares del destino hicieron que finalmente su fecha de estreno en salas comerciales fuese en dos mil doce, ya no sólo en nuestro país (que tardaría un año más) si no a nivel mundial, siendo significativa la pila de millones que recaudó "Los Vengadores" para que la película saliese adelante, y que Whedon se comprase una piscina de dinero a lo Tío Gilito. La verdad que es una historia larga de contar, incluso habría material para que alguien escribiese un libro, pero en esta reseña no le dedicaré más tiempo que lo citado en el párrafo anterior, así que sólo quedémonos con lo importante, y eso es que "La cabaña en el bosque" por fin está estrenada y lista para ver en pantalla grande.

Como debe de ser.

CUIDADO CON LAS APARIENCIAS

Hablar del argumento de este film sería haceros una putada enorme, y ya no os digo ver el trailer que directamente te hace verla entera, puesto que cualquier cosa, incluso la más mínima, haría que la experiencia que supone verla se fuese al traste. Vamos, como hace unos meses cuando me tocó hablar de "Bienvenidos al fin del mundo" sólo que esta ocasión las razones están multiplicadas por mil. Aún así, haré un breve resumen para que sepáis lo que os vais a encontrar:

"Un grupo variopinto de universitarios acude a una cabaña apartada en el bosque para pasar un fin de semana bestial. Ya allí descubrirán que no será lo que imaginaban...y ya paro".

Si de algo puede enorgullecerse tanto Goddard cómo Johss Whedon, ambos firmantes de la historia, es que crean una historia inteligente, trepidante (es un no parar) y novedosa hasta cierto punto, empleando todos los personajes, clichés o lugares comunes que nos han dejado las películas del género de terror que se han hecho desde los años setenta hasta ahora, y lo mejor de todo es que no cae en ningún momento en la autoparodia, siendo conscientes de lo ridículas que llegan a ser algunas de las situaciones que tan establecidas tenemos en este género, como ese esa trampilla que se abre por sorpresa, que cada personaje vaya por separado o incluso el viejo de "no vayan por ahí"). Desde su comienzo, en el que la película ya nos deja intrigados con esa charla entre los dos trabajadores, hasta su culmen cuándo se desata el infierno en la tierra, tenemos ya varios avisos sobre lo que vamos a presenciar no será algo que ya hayamos visto en otra película, chocando con los clichés que decía anteriormente que nos indican todo lo contrario, creando una agradecida atmósfera de incertidumbre que te hará exclamar "¡PERO QUÉ COÑO!" no pocas veces. La cantidad de sorpresas que oculta esta "Cabaña en el bosque" es ilimitada, y da gustó ver que incluso hoy en día, con todo ya visto o creado, una película de este género consiga dejarte con un palmo de narices y que sólo aciertes a aplaudir, cosa que vi tanto en Sitges como en el Metropol.
De los actores decir que todos están más que correctos, incluso el amigo Thor, aunque sobretodo destaca el papel de Jenkins (cómo no) del que poco cabe decir. Aún así os aviso que en un segundo visionado mejoran incluso, yo sé porque lo digo.
Muchas de las críticas que se han hecho acerca de esta película achacan que Goddard ha acentuado acción en favor de los momentos de terror puro y duro. No es para menos, ya que en todo momento sabes de dónde va a venir la amenaza que acecha a los chavales y, francamente, cuando hace acto de presencia no pegas ni un respingo, lo que quiere decir que con esta película miedo en el sentido estricto de la palabra no vas a pasar salvo unos puntuales momentos de tensión cómo el primer ataque al grupo.
¿Y eso es algo negativo? Bueno, depende de cómo te esté entreteniendo la película, puede ser algo que moleste o algo que te importe un bledo, y si ya te dejas arrastrar por la cantidad de secuencias brutales y el buen rollo que desprende pues ya ni te digo.

MATERIAL DE PESADILLA

Sin duda el principal fallo que le encuentro a esta película es el final. Con esto no quiero decir que sea malo o que le falte sentido con el resto de la película, al contrario, pero sí que te deja con una sensación de "quiero más y sin mesura". Creo que el problema es el de siempre en estos casos; tarda en llegar y acaba demasiado pronto, dejándote la miel en los labios cuándo sólo quieres ver/saber más.

En resumidas cuentas, una maravilla de película, de las mejores que he visto en líneas generales, y que has de ver seas o no seas fan del género. 
Os aviso que es mejor sin saber nada de nada.

NOTA: 10

Comentarios