Crónica: Muestra Syfy 2013


Pues sí amiguetes, otro año más comienza para los madrileños el que es nuestro Sitges particular, es decir, la muestra Syfy, que este año cumplía su décimo aniversario de existencia...y que dure.

La muestra se celebra en los cines Callao, cosa que los fans más acérrimos (entre los que me incluyo) nos sigue sin gustar, ya que se sigue echando en falta el estupendo cine Palafox, que era donde estaba anteriormente emplazado el festival, hasta que el año pasado, por motivos que no vienen al caso (€€€), se decidió cambiar. Perdiéndose por el camino gran parte de ese espíritu festivo y de jolgorio que le daba ese cine de toda la vida, en favor de un público más seriote y cultureta, es decir, que nos cambiaron a los gañanes por unos gafapastas que no nos dejan disfrutar como debería de ser (como vuelva a oír un sshh, les meto sus gafas sin cristales por sus cuadriculados culos, lo juro), por no hablar de esos pases de películas antiguas. El año pasado "El gabinete del Profesor Caligari" y en este el "Nosferatu" de Murnau, acompañado de una orquesta sinfónica, que no digo que estén mal, al contrario, pero no me casa con el citado espíritu que debería de tener este festival.
En fin, es lo que hay.

Otro año más tuvimos que poner falta a la madrina de la muestra, Leticia Dolera. La actriz de [REC] 3 ha sido casi desde el principio la presentadora del evento, siendo la única capaz de aguantar/continuar el constante ritmo de la caña que meten los asistentes, solo hay que fiajarse lo (muy) mal que lo pasó Alexandra Gimenez ese año en el que Dolera no pudo ir. Ahora, supongo que por ciertos comentarios que hizo el año pasado en referencia al cine Callao, Dolera es sustituida por la actriz Macarena Gómez, recordada por los fans del género por ser la protagonista de la simpática "Sexy Killer", y más conocida por su rol en la serie  "La que se avecina". La chica parecía algo nerviosa por la que se le venía encima y en algún que otro momento se le trabaron las frases, aún así logró solventar la papeleta de ser la novata en esto, eso sí, también un punto a nuestro favor, ya que no fuimos del todo malos con ella...pero hoy le tocará caña, muuuuucha caña.

Por norma general, en esta muestra el film que suele dar el pistoletazo de salida es el que menos interés suscita al ser el más comercial de todo el programa, y que acabará por tener vida por comerciar fuera de los circuitos festivaleros, además de tener una calidad, digamos, muy dudosa. El año pasado con la infravalorada "John Carter" tuvimos el ejemplo más sangrante, siendo un preestreno además, ya que al día siguiente se estrenaba en salas, y darse ese batacazo tan recordado (y doloroso). Suerte que este año debieron de tomar nota y cogieron un título a priori poco atractivo, salvo por su director y actores, pero que su resultado final fue el más satisfactorio inicio de la Muestra Scifi que recuerdo. Me refiero a "Oz, un mundo fantástico".
Dirigida por Sam Raimi y protagonizada por James Franco, Michelle Williams, Milla Kunis y Raches Weisz entre otros, da una vuelta de tuerca a lo que vimos en el film El mago de Oz, poniéndonos desde el punto de vista del mismo mago, que en esta ocasión nos lo ponen como un timador que se dedica a hacer magia de baratillo en un circo ambulante. El film, logra algo en lo que la Alicia de Tim Burton fracasó estrepitosamente, y es que Raimi en vez de ofrecer un más de lo mismo, nos da una ampliación del mundo de Oz, aportando ideas de su cosecha y dejando que los actores (en especial las que interpretan a las tres bujas) den rienda suelta a su bis cómica, cosa que no es mala en absoluto. Cierto es que la película tiene exceso sentimentaloide (el final en demasía), pero oye, es una película para toda la familia de la factoría Disney, así que no le pidamos peras al olmo, aún así tiene momentos del autentico Sam "Posesión infernal" Raimi, y que nos deja imágenes como la explicación de por qué la Bruja Mala del Oeste le quema el agua y su posterior transformación (muy buena escena por cierto), la masacre en el pueblo de porcelana por parte de los monos voladores, o esa pelea final entre las dos brujas que te deja boquiabierto (premio para el que pille el guiño a "El ejercito de las Tinieblas").
Podéis acusarme de ablandarme con la edad, pero la película, pese a su sensiblería ocasional, me ha encantado, y espero que Raimi pueda seguir haciendo visitas ocasionales a Oz...y que salga Ash.

Ahora toca el segundo día. Deseadme suerte.

Comentarios