Capitán Truñ..digo, Trueno.

No os preocupéis, en esta reseña no diré, o lo intentaré, todo lo que se ha dicho sobre este film. Que si los continuos cambios de presupuesto, director, actores y chicos para el café han hecho mella en esta producción que ya todos tildaban de maldita, eso a mí no me interesa, pero me parece insultante que se acuse a la falta de presupuesto, siendo10 millones lo que tenían entre manos…pero bueno, vamos a centrarnos en la película.



¿TRUENO? LLOVIZNA, MÁS BIEN.



La historia no comienza del todo mal, ya que vemos el asalto a la fortaleza árabe del Rey Hassan (Asier Etxeandia, que hace lo que puede para lo poco que le dejan) por parte de un ¿ejército? de cristianos comandados por el Capi (Sergio Peris Mencheta, del que ojalá tenga mejor suerte en Hollywood) en pos de rescatar a los amigos de este, Crispín (insufrible Adrián Lamana) y Goliat (cachondo Manuel Martínez), antes de que sean ejecutados. Estas escenas en el castillo, son de las mejores que se ven en todo el film, ya no porque tienen un aire a películas de aventuras clásicas, si no que la fotografía y la cámara están perfectamente ajustados a la acción, en la que las espadas cortan infieles como si fuesen paja, como en el cómic.

Digo que el comienzo es lo mejor del conjunto, ya que en ese momento no es tan evidente la falta de ganas (que, repito, no de medios) por hacer este film, aunque también tiene momentos como el de la serpiente que se teleporta (¿en el suelo? No, en el techo) o el momento chica al rescate, usease, Sigrid (Natasha Yarovenko que…¿le habrá dado un ictus? Ni pestañea en toda la película) en la que canta al metro que no es la actriz si no una doble la que se carga a los esbirros, que por cierto se reproducen a una velocidad pasmosa (aunque Hassan diga que son pocos al principio), deben tener una fábrica de esbirros de mala calidad en el sótano.

Aún así son momentos entretenidos, incluso diría que da síntomas de lo que quiso y no fue



Lo malo llega ahora.



Tras un cara a acara con el príncipe Hassan, El Capi, muy gallardo él, sucumbe a su espada y apunto está de ser cortado en cachitos por el árabe, pero, oh, casualidades de la vida, el cristiano tiene la marca del Trueno (chan chnan channnn), de la que el padre de Hassan habló hace un momento y que tenía que proteger a toda costa, convirtiéndose en el ángel moreno de la guardia de El Capi desde entonces, y perdonándole la vida (sic.).

Tras matar a ciento y la madre (lo dicho: fábrica de mala calidad en el sótano), El Capi encuentra a un anciano prisionero cristiano (decidlo tres veces seguidas y ganareis un  perrito piloto) que le encomienda una misión: Guardar un Cáliz de los chinos y llevarlo a España, ¿dónde si no? Pese a que el Capi piensa que chochea, decide guardar el Cáliz.
El entrañable yayo no dura mucho, ya que uno de los malos malosos de la función, interpretado por un cansado Ramón Langa, que ve en que pestiño se ha metido, se lo carga a golpe de daga (sin sangre, sin sangre) tras decirle que el Cáliz ya no lo tiene.

Tras la victoria en la fortaleza, El Capi y los suyos son encomendados a una misión en las tierras bajas de Aragón (sin haberlo deseado…), en las que ocurre algo “raro”, y que, casualidades de la vida, les viene al pelo para lo del Cáliz…y tu te cagas en ese momento en el guionista. En el viaje les acompañarán además Sigrid, que pasaba por allí a saludar, y un grupo de personas que sabes nada más verles que morirán de una forma dolorosa y cruenta, pero oye, no iban a matar al pesado de Crispín (aunque ganas no falten) o al buenazo de Goliat. Acabáramos.

Tras un viaje que dura un peo, ya que el puente marítimo por aquél entonces ibas directo y sin escalas (como bien detalla el mapa a lo Indy) .

Ah, se me había olvidado citarlo, pero les persigue “algo” que se arrastra por las dunas del desierto, creo que es un gusano gigante de Dune, y que ahora sabe atravesar mares por obra y gracia del guionista…genial.

Ya no me explayo más en la historia, porque la verdad, ni merece la pena citar que grandes actores como Roberto Álvarez o Alejandro Jornet estén en papeles ridículos, o que la historia acabe siendo una fantasmada de cero interés y menos medios para realizarla (si…claro), en la que solo hay DOS momentos de FX y son realizados de manera chapucera, siendo el caso del gusano de Dune el caso mas bochornoso, y que luego detallaré.



En fin, ahora centrémonos en los villanos, porque aquí hay miga.



CON ENEMIGOS COMO ESTOS…



Lo digo desde ya. ¿Qué cojones le pasa a Gary Piquer, que últimamente nos “regala” esta mierda de interpretación? En serio, es frustrante ver como un actor de tal calibre se mete en berenjenales como este, sobretodo siendo uno de los villanos más histriónicos y oligofrénicos que ha parido España, y eso que José Luis Moreno dejó el listón alto en Torrente 2. Es tal su nivel de ida de cabeza, que en varios momentos crees que del presupuesto le dieron 5 millones a él solito para coca, y luego le pusieron una cámara a ver que pasaba.

Recuerdo un momento en el que está peleando contra El Capi y empieza, sin venir a cuento, a chapurrear en inglés, haciendo denotar sus raíces inglesas el villano, supongo, pero que en ese momento te quedas con cara de póker y recagandote en el guionista y en el actor y en sus madres.

Turno ahora de Jennifer Rope, porque esa también se las trae como bruja Ariadna, que comparte oligofrenia e histrionismo con Piquer, además que denota unas ansias extremas de carne de macho o de hembra según le de la situación, lo que nos da una mala y encima negra bollera…Aplausos para el guionista por favor por mandar ese mensaje tan alegre (jooooder).

Luego tenemos al anteriormente mentado Langa, que a cada plano se pregunta ¿dónde coño estará mi agente, que le voy a matar? Respuesta: Con el guionista, Piquer y el director, puliéndose el presupuesto a golpe de nieve.

Ahora bien, los esbirros aparecen caras conocidas por el fansdom, como es el caso de los Inmortales de 300 haciendo apariciones estrellas en plan cargarse a secundarios sin importancia y solo aparecen dos veces y ni se enfrentan a personajes principales, solo a los secundarios que llevan MUERTE a fuego en la frente.

Y otra eminencia como el Caballero del Antifaz sale como esbirro, bueno, esbirros, ya que Piquer a clonado en su sótano (again) a este entrañable personaje para que le sirva como guarda espaldas, aunque luego no guarden una mier…Da igual que sea un personaje legendario, aquí caen bajo la hoja de los protagonistas, hasta por la de los secundarios, que es más triste.

El gusano de Dune, que cómo he dicho antes, persigue (creo) a nuestros héroes a lo largo de toda la aventura, con corrimientos de tierra, y zampándose cadáveres de buenos y de malos, para luego hacer su aparición estrella…aunque eso es decir demasiado. Mucho ponernos la miel en los labios para que solo salga cinco segundos para zamparse al malo malísimo de la función…e irse para jamás volver, y sin suscitar ninguna reacción en nuestro héroes. Bien.



LEED EL CÓMIC, ANDA.



Nada más que añadir, salvo esos primeros minutos, lo demás se hace cuesta arriba, incluso apagas más de una vez deseando haber elegido otra película y no esta (verídico).

Si sois fans de los cómics, ni se os ocurra.

Es un insulto prolongado a la figura del autor y su obra.

Al resto.

Ved No habrá Paz para los Malvados o Intruders.

Comentarios